preparadores de oposiciones

Las necesidades educativas especiales de los alumnos y de las alumnas con autismo o con otras alteraciones graves de la personalidad. La identificación de las necesidades educativas especiales.

RESUMEN DEL TEMA 23 DEL TEMARIO OFICIAL DE LA ESPECIALIDAD DE PEDAGOGÍA TERAPÉUTICA

 

Autora: Purificación Sanz

 

Esquema:

1. Introducción

2. Las necesidades educativas especiales de los alumnos y de las alumnas con autismo o con otras alteraciones graves de la personalidad

2.1. Concepto de Necesidades Educativas Especiales

2.2. Marco conceptual: el Autismo, los Trastornos del Espectro   Autista y los Trastornos Generalizados del Desarrollo

2.3. Diagnóstico del autismo y otras alteraciones graves de la personalidad

2.4. Epidemiología del autismo

2.5. Etiología del autismo

3. La identificación de las necesidades educativas especiales

3.1. Evaluación psicopedagógica

3.2. Necesidades educativas especiales de los alumnos con TEA

3.2.1. NEE en la comunicación y el lenguaje

3.2.2. NEE en la interacción social

3.2.3. NEE en el ámbito cognitivo

3.2.4. NEE en relación con las alteraciones de conducta

4. Conclusiones

5. Referencias bibliográficas y documentales

 

 

1. INTRODUCCIÓN

El conocimiento que en la actualidad se tiene del “autismo”, aunque siguen existiendo grandes lagunas, es mucho más amplio que en las décadas precedentes. Sabemos que el autismo no es una enfermedad, sino un trastorno que dura toda la vida. Empezamos a conocer algunos factores etiológicos y hemos aprendido que no hay incapacidad o ausencia de relación sino “dificultades” para comunicarse.  Esta percepción supone un cambio fundamental en la manera  de abordar la identificación y la intervención al hallarnos ante un concepto mucho  más flexible: los trastornos del espectro autista.

El ámbito de acción es más abierto y esperanzador, ya que sabemos que trabajamos con niños, con niñas, con adolescentes que poseen  identidad propia  y que deben ser contemplados de forma individual  y única, ofreciéndoles la respuesta educativa más adecuada a sus características.

La educación del niño con trastornos generalizados del desarrollo implica que el profesorado mantenga una actitud de indagación activa, buscando las mejores situaciones y procedimientos para poder llevarla a cabo y disponer de los recursos y apoyos necesarios para que cada sujeto se desarrolle de acuerdo con sus características y potencialidades. Para ello, es necesaria la identificación de las necesidades educativas especiales de este alumnado para que, partiendo de dichas necesidades, nuestros esfuerzos se centren en establecer estrategias para favorecer el desarrollo de las capacidades, haciendo especial hincapié en la comunicación, que es el principal instrumento de conocimiento y de interacción y, por tanto, de inclusión  social.

 

 

2. Las necesidades educativas especiales de los alumnos y de las alumnas con autismo o con otras alteraciones graves de la personalidad

 

2.1. Concepto de necesidades educativas especiales

El concepto de necesidades educativas especiales apareció por primera vez en el informe Warnock de 1978, realizado en el Reino Unido, convulsionando los esquemas vigentes y popularizando una concepción distinta de la educación especial. 

Desde este concepto, la naturaleza interactiva del aprendizaje nos lleva a considerar las necesidades educativas especiales en relación con las ayudas personales, curriculares o materiales que algunos alumnos precisan temporal o permanentemente para acceder a las finalidades de la educación. El origen y mantenimiento de las dificultades de los alumnos no está solo en ellos y, por tanto, hay que analizar el contexto social y educativo. En este sentido las necesidades educativas especiales son relativas y, por ello, es necesario revisar periódicamente las medidas adoptadas con los ACNEE.

 

2.2. Marco conceptual: el Autismo, los Trastornos del Espectro Autista (TEA) y los Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD)

La delimitación y estudio científico del autismo comenzó con un extenso informe publicado en 1943, por un psiquiatra austriaco residente en Estados Unidos, Leo Kanner quien, a partir de su observación de 11 niños en la Clínica Psiquiátrica Infantil John Hopkins, utilizará esta expresión en su conocido artículo Perturbaciones autistas del contacto afectivo (1943), para describir el síndrome que presentaban. En este informe se destaca como alteración clave la incapacidad de relacionarse normalmente con otras personas. Además, se señalan como otras alteraciones:

  • Amplio conjunto de retrasos y alteraciones en la adquisición y uso del lenguaje
  • Insistencia de mantener el ambiente sin cambios, acompañada de la tendencia a repetir una gama limitada de actividades ritualizadas

 

2.3. Diagnóstico del autismo y otras alteraciones graves de la personalidad

En las clasificaciones internacionales actuales no se acuña el término alteraciones graves de la personalidad para describir trastornos en los niños. El autismo se entiende como un trastorno del desarrollo más que como una alteración grave de la personalidad, tal y como ya se recogió en la definición de la Asociación Americana de Psiquiatría DSM-III (1980) que excluyó al autismo del concepto de “psicosis infantil” y lo incluyó en la categoría de los “trastornos profundos del desarrollo“.

 

2.4. Epidemiología del Autismo

Los estudios disponibles convergen a la hora de establecer que, en todo el mundo, según se recoge en la página de la OMS Trastornos del espectro autista (who.int) se calcula que uno de cada 160 niños tiene un TEA. Esta estimación representa una cifra media, pues la prevalencia observada varía considerablemente entre los distintos estudios. No obstante, en algunos trabajos bien controlados se han registrado cifras notablemente mayores. Según los estudios epidemiológicos realizados en los últimos 50 años, la prevalencia mundial de estos trastornos parece estar aumentando. 

 

2.5. Etiología del Autismo

En el estudio de las causas del Autismo se han desarrollado varias teorías, que tratan de explicar su origen. No se ha encontrado una causalidad etiológica única del autismo infantil y, posiblemente, no se encuentre nunca si tenemos en cuenta los múltiples y distintos factores que pueden producir el trastorno. En la actualidad se considera que la etiología del autismo es multifactorial.

 

 

3. La identificación de las necesidades educativas especiales

La identificación y valoración de las necesidades educativas especiales es un paso imprescindible para adaptar la intervención educativa a las diferencias individuales  y conseguir una enseñanza normalizada y de calidad para todos los alumnos y  las alumnas teniendo en cuenta sus características.

 

3.1. Evaluación psicopedagógica

Se entiende por evaluación psicopedagógica un proceso de recogida, análisis y valoración de la información relevante sobre los distintos elementos que intervienen en el proceso de enseñanza y aprendizaje, para identificar las necesidades educativas de determinados alumnos que presentan o pueden presentar desajustes en su desarrollo personal y/o académico, y para fundamentar y concretar las decisiones respecto a la propuesta curricular y al tipo de ayudas que aquéllos puedan precisar para progresar en el desarrollo de las distintas capacidades. 

 

3.2.  Necesidades educativas especiales de los alumnos con TGD-TEA

Las NEE en los alumnos con TEA varían mucho de unos alumnos a otros e incluso en el mismo sujeto de unas áreas de desarrollo a otras. Por otra parte, las necesidades van variando con la edad.

Las personas con TEA presentan un desarrollo disarmómico que no significa que sea absurdo: las funciones alteradas están interrelacionadas y comprender e incidir en el autismo implica conocer la lógica de su desarrollo.

 

3.2.1.  NEE en la comunicación y el lenguaje

3.2.2.  NEE en la interacción social

3.2.3. NEE en el ámbito cognitivo

3.2.4. NEE en relación con las alteraciones de conducta

 

 

4. CONCLUSIONES

El autismo, en la actualidad recibe una nueva consideración como dimensión y trastorno grave del desarrollo, englobado en el término más amplio de los trastornos del espectro autista.

Al abordar la etiología de los TEA, la complejidad de los trastornos nos obliga a barajar distintos campos o áreas de trabajo. Las causas no se pueden atribuir únicamente a un campo. Como especialistas en PT nos interesa conocer las características de estos alumnos a nivel de lenguaje y comunicación, a nivel social, y a nivel cognitivo y conductual y acercarnos a la realidad de estos trastornos desde perspectivas psicológicas o pedagógicas para poder determinar sus necesidades educativas especiales y posteriormente ajustar la respuesta educativa a dichas necesidades y características. 

 

 

5. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Y DOCUMENTALES  

  • ALCANTUD MARÍN F. (CCORD) (2003): Intervención psicoeducativa en niños con trastornos generalizados del desarrollo. Pirámide. Madrid. 
  • ATTWOOD, T. (2009) Guía del Síndrome de Asperger. Paidos.
  • CIE-10. Décima revisión de la Clasificación Internacional de las enfermedades. Trastornos mentales y del comportamiento. Descripciones clínicas y pautas para el diagnóstico (2004). Meditor. Madrid.
preparadores de oposiciones

Todos nuestros temas son ORIGINALES y elaborados por FUNCIONARIOS DE CARRERA EN ACTIVO. Además se ACTUALIZAN, de forma gratuita, periódicamente.

Solicita información