preparadores de oposiciones

La tutoría en la Educación Primaria. Apoyo y orientación en el proceso de aprendizaje. Colaboración con las familias. Funciones del tutor en relación con el equipo docente y otros profesionales. El Plan de Acción Tutorial. Propuestas de acción tutorial.

Autor: Alberto Martín Ramos

 

Esquema:

1. Introducción

2. La tutoría en la Educación Primaria.

2.1.  Aproximación al concepto de tutor en el contexto de la educación primaria.

2.2.  Orientación educativa y vinculación con la tutoría.

2.3.  Objetivos de la tutoría.

2.4.  La tutoría en la LOE (2006) y su desarrollo normativo.

2.5.  La tutoría en el Reglamento Orgánico de los centros de Educación Infantil y Primaria.

3. Apoyo y orientación en el proceso de aprendizaje.

3.1.  Organización de la tutoría para apoyar el proceso de aprendizaje.

3.2.  Funciones de la tutoría en el proceso de aprendizaje.

4. Colaboración con las familias.

4.1.  El tutor o tutora y su relación con los alumnos.

4.2.  El tutor o tutora y su relación con los padres de los alumnos.

5. Funciones del tutor en relación con el equipo docente y otros profesionales.

5.1.  Coordinación del tutor con las estructuras organizativas del Centro.

5.2.  Coordinación del tutor con los maestros especialistas y de apoyo.

5.3.  Coordinación del tutor con otros profesionales.

6. El Plan de Acción Tutorial(PAT).

6.1.  El PAT: su concepto y organización.

6.2.  El proceso de elaboración del PAT.

6.3.  Contenidos generales del PAT.

7. Propuestas de acción tutorial.

7.1.  Organización de la acción tutorial.

7.2.  Propuestas de acción.

8. Conclusiones.

9. Referencias documentales y  bibliográficas.

 

1. INTRODUCCIÓN.

Pocos temas dan una idea más profunda de la amplitud y complejidad de la labor educativa como el presente.

La superación del concepto restringido que ciñe la educación a una mera instrucción, a una transmisión de conocimientos, se pone de manifiesto en la acción tutorial. Definir la figura del tutor en la educación primaria, determinar el apoyo y orientación de la tutoría en el proceso de aprendizaje y la colaboración con las familias de los alumnos y clasificarlas relaciones que se establecen entre el tutor con los alumnos, otros profesores, los padres/madres son objetivos del tema que tratamos. De un conocimiento profundo de todos los aspectos que van implícitos en la acción tutorial y de un correcto ejercicio de la tutoría, dependerá en gran medida el éxito de la labor educativa; motivación, estímulo, relaciones no conflictivas, asentamiento de valores y actitudes positivas, seguridad y confianza del alumno en sí mismo son aspectos que están en juego en la acción tutorial y que dada su trascendencia la LOE (2006) la concibe como un principio pedagógico en la ordenación de esta etapa educativa (Art. 26, según modificación de la LOMCE); y la consagra como parte de la función docente en su artículo 91.

En definitiva, todo maestro está implicado en actividades tutoriales, aunque no sea designado tutor de un grupo de alumnos. La práctica de dicha acción se enfoca desde dos ámbitos: el técnico y el normativo; en la medida que se tratan los aspectos conceptuales, organizativos, funcionales y legales de la tutoría docente.

 

 

2. LATUTORÍAENLAEDUCACIÓNPRIMARIA.

 

2.1. Aproximación al concepto de tutor en el contexto de la educación primaria

Los términos tutoría y orientación educativa hacen referencia al carácter personalizado de la educación. Ese carácter personalizado incluye, a su vez, tres elementos:

  • De individualización: se educa a personas concretas, es decir, con características particulares, individuales, para atender sus necesidades.
  • De integración: se educa a la persona completa y, por tanto hay que integrar los distintos ámbitos de desarrollo y las correspondientes líneas educativas.
  • De inclusión: todos los niños y niñas, con y sin discapacidad o dificultades, aprenden juntos. Es importante la forma de apoyar los aprendizajes, con igualdad de oportunidades, posibilitando la participación total en la vida de la Escuela. Se ocupa de aportar respuestas adecuadas a toda la gama de necesidades educativas. Autores como María José SÁNCHEZ PÉREZ (2018) 1 y Cristina SÁNCHEZ ROMERO (2018)2, analizan este concepto moderno de enfoque de la orientación y de la tutoría; imponiéndose al también necesario principio de integración.

 

1 SánchezPérez,J.(2018). Orientación educativa: un camino hacia la inclusión. Valencia: Editorial Tirant Lo Blanch.

2 Sánchez Romero,C.etal.(2018). La inclusión educativa como proceso en contextos socioeducativos.Universidad Nacional de Educación a Distancia.

 

Estos tres elementos establecen una relación profunda entre educación y orientación. Destacar la función tutorial del profesor es poner en primer plano aquellas características de la educación, por las que esta supera el concepto de mera instrucción o enseñanza.

En consonancia con la reciprocidad existente entre educación y orientación, todo maestro, por el mero hecho de serlo, realiza tareas de orientación, de ayuda y guía a sus alumnos, especialmente en el caso de que se le encomiende la tutoría formal de un grupo de alumnos. La Ley Orgánica de Educación (LOE) da carta de naturaleza a esta dimensión de la acción del profesor y en su artículo 91.1 señala como una de las funciones del profesorado: “La tutoría de los alumnos, la dirección yla orientación de su aprendizaje y el apoyo en su proceso educativo, en colaboración con las familias”.

Es necesario pues aproximarse al concepto de tutor y señalar las condiciones fundamentales que el ejercicio de la función tutorial le exigen.

a.)Aproximación lingüística.

La palabra tutor deriva del verbo latino de la misma denominación que significaba “velar por”, “proteger”, “defender”. En el diccionario de la Real Academia Española definen el término como3: persona que ejerce la tutela y defensor, protector o director en cualquier línea. Con más claridad conceptual, María Moliner4 indica que tutor es: Persona a quien está encomendada el cuidado de otra no capaz o incapacitada por la ley para administrarse a sí misma y también guía, protector, defensor de alguien en algún aspecto. En esta aportación se nos delimita que el tutor es una persona que ejerce una acción de guía o protección sobre otra que, de momento, es incapaz de autogobernarse. Como vemos los enfoques son diversos pero en todo caso hay unas notas comunes que podemos reseñar, a saber:

  • Es un cargo que se adquiere en función de la relación personal que se establece con otro.
  • El otro es una persona aún incompleta para autogobernarse.
  • La incapacidad de gobierno basada en la minoría de edad es un concepto progresivamente inútil, a medida que el sujeto, por su propio desarrollo alcanza la mayoría de edad.

Estas consideraciones nos llevan a concluir:

  • El menor de edad camina hacia su autogobierno.
  • El tutor protege, ayuda y estimula al menor.
  • La acción del tutor pierde consistencia a medida que el menor camina hacia su autogobierno.
  • El tutor asume una función de autoridad dada su superioridad madurativa en su relación con el tutelado.

 

  1. (2018). https://dle.rae.es/
  2. María Moliner (2007). Diccionario de Uso del Español (3º Ed.). Editorial Gredos.

 

b.)Acepción educativa.

La traslación del término a un contexto educativo al considerar que el educando necesita una tutela permanente, nos revela el matiz didáctico del concepto de tutor y al mismo tiempo redefine la función del profesor implicando esta en valores educativos superiores y complementarios a la propia función de enseñanza- aprendizaje. Sin embargo a pesar de la constante connotación tutorial de la actividad educativa nos encontramos que hasta época muy reciente no se busca definir con precisión la función del tutor. Esta indeterminación es debida, en principio, a una diferente asimilación conceptual entre los autores, que oscilan para su definición y ubicación entre la bipolaridad de lo instructivo y lo tutelar, y por otra en el nivel de especialización orientadora reclamado al tutor en la organización del centro. De acuerdo con esto el tutor aparece con diferentes perfiles:

  • El profesor principal del grupo de alumnos encargado de una serie de actividades burocráticas o de relación.
  • El profesor que ejerce la tutoría como un procedimiento de enseñanza atendiendo, casi informalmente, a características instructivas de un grupo pequeño de alumnos.
  • El tutor es un profesor que realiza su función tutorial compartida casi equitativamente con su función instructiva.
  • El tutor es el orientador, no realiza actividad docente y es asistido por especialistas en psicología y pedagogía.

Como vemos hay diferentes percepciones del tutor y por tanto de la función tutorial. Esta disparidad, ya desde un análisis clásico, llevó a autores como LÁZARO y ASENSI (1989)5 a utilizar un procedimiento distinto para perfilar pedagógicamente la figura del tutor, este método es el análisis de tareas, de acuerdo con esto no se obtiene una definición de tutor sino un perfil que presenta como notas fundamentales:

  • El tutor es un profesor y por tanto vinculado profesionalmente a los procesos de enseñanza.
  • La acción tutorial es inherente a la actividad educativa del profesor, su campo de acción se refiere a los procesos relacionados con la orientación escolar.
  • El grado de especialización tutorial comporta una ponderación del estilo docente y organizativo de cada centro en lo que se refiere a las actividades orientadoras.

De acuerdo con estas conclusiones, ÁNGEL LÁZARO Y JESÚS ASENSI conciben la tutoría como una actividad inherente a la función del profesor que se realiza individual y colectivamente con los alumnos de un grupo clase con el fin de facilitar la integración personal del os procesos de aprendizaje.

Actualmente, la orientación y la tutoría se vinculan al nuevo concepto de competencias profesionales docentes, que perfilan la profesión docente, de modo y manera que el ámbito de la acción tutorial estaría en el “saber gestionar la convivencia” y en la inclusión de la diversidad (TALIS, 2018).

 

5 Lázaro, A.yAsensi,J. (1989). ManualdeOrientaciónEscolaryTutoría.Editorial Narcea, S.A. Madrid.

TALIS(Teaching and Learning International Survey),estudio internacional de enseñanza y aprendizaje promovido por la OCDE.http://www.educacionyfp.gob.es/inee/evaluaciones-internacionales/talis.html

 

c.)Actitudes profesionales de un tutor.

Las actitudes y conductas del maestro, sus expectativas, su propia valoración como persona y como profesor, la forma cómo organiza el aula, su manera personal de estar, el trato y consideración hacia sus alumnos, el modo de comunicar, son aspectos esenciales que influyen en la eficacia de la tutoría y en la formación positiva del alumno. Conviene detallar algunas de las actitudes favorables:

    • Mostrar coherencia entre lo que se piensa, dice y hace.
    • Hacer juicios positivos de los alumnos, evitando los negativos y las comparaciones, resaltando los logros.
    • Trabajar de modo directo y personalizado.
    • Responsabilizar a los alumnos y comprometerles en el establecimiento y logro de objetivos.
    • Comunicar confianza, seguridad y optimismo.
    • Mantener pautas de continuidad y consistencia en su conducta y en el control de la clase.
    • Ser respetuoso y tolerante, sin olvidar la disciplina adecuada.
    • Dar a la clase un clima de libertad dentro de un orden, de entusiasmo activo, de sinceridad y respeto, con normas claras de funcionamiento.
    • Ser correcto y profesional en la relación con las familias, desde el ámbito de los derechos y deberes legales de los padres de alumnos.
    • Participar y cooperar en la programación de actividades del centro.
    • Mantener un espíritu de trabajo en equipo y colaboración con los directivos de los centros y los demás maestros.
    • Cumplir y respetar el marco normativo, especialmente sus deberes profesionales.
    • Cumplir y hacer cumplir los derechos y deberes legales de los alumnos.

 

 

2.2. Orientación educativa y vinculación con la tutoría.

La tutoría puede considerarse como una parte de la actividad orientadora que es todo proceso educativo. El tutor sirve al alumno de guía en su escolaridad, en su maduración personal; y por tanto constituye un referente privilegiado como consejero e integrador de experiencias. La orientación educativa coincide, en parte, con la tutoría y se refiere a posibles distintos itinerarios de las personas y a las opciones que han de tomar respecto a caminos alternativos. Toda la educación es orientación en tanto que preparación para la vida. Hablar de orientación es volver a decir, de otra manera, lo esencial sobre la tutoría, ambas se identifican con la propia educación. No obstante es preciso hacer un análisis más detallado en que se pongan de manifiesto los componentes de aquellos elementos que se destacan bajo el rótulo de tutoría y orientación. Son elementos que convienen hacer explícitos para incorporarlos de manera intencional, sistemática y planificada a la práctica docente:

  • Un primer elemento es el concepto de la propia educación como orientación para la vida. Por eso puede decirse que educar es socializar, incorporar a la cultura o también educar es orientar. Educar para la sociedad y para la cultura es a la vez orientar para la vida. Bajo este punto de vista la orientación educativa se limita a destacar que los aprendizajes han de ser funcionales, estar en conexión con elentornodelosalumnosyguardarrelaciónconelfuturodelosalumnosarticulandolosaspectos sociales e individuales.
  • La orientación puede verse, por otra parte, como asesoramiento sobre caminos diferentes y sobre las opciones que pueden emprender las personas. Hay casos en los que el alumno ha de elegir entre alternativas diversas, la necesidad de orientación será tanto mayor cuanto más variadas sean las posibilidades, ejemplo en el caso de las adaptaciones curriculares.
  • La orientación psicopedagógica consiste, bajo un tercer aspecto, en la educación sobre el propio proceso educativo, en la instrucción y capacitación de los alumnos para sus procesos de aprendizaje. Estas capacidades a las que nos referimos están en relación con las estrategias de control y manejos de procedimientos de aprendizaje: técnicas de estudio, rendimiento de la memoria, aprender a aprender, autocorrección, autoevaluación; y son requisitos previos para poder acceder a ciertos contenidos del currículo.

 

La relación de la tutoría con la orientación tiene un claro marco legal, desde el contexto de la función docente. El referente normativo es soporte para la función tutorial, su actividad y circunstancias. La LOE al enumerar las funciones del profesorado, establece la orientación como una de ellas (Art. 91), según hemos dicho. Por otra parte, desde el ámbito técnico la educación emocional está teniendo una creciente contenido y relevancia en el binomio orientación-tutoría (ROMÁN MEDRANO, 2018)6.

 

2.3 Objetivos de la tutoría.

Desde el campo de la práctica docente, es necesario clarificar e identificar los objetivos de la tutoría, teniendo en cuenta la dimensión orientadora del profesorado, su sistematización permitirá la articulación de la función tutorial. Se plantea aquí la tutoría y su finalidad como una estructura organizativa, que contribuye a los objetivos del conjunto de la comunidad educativa. Tales objetivos son:

  • Contribuir a la personalización de la educación, a su carácter integral favoreciendo el desarrollo de todos los aspectos de la persona y contribuyendo también a una educación individualizada.
  • Ajustar la respuesta educativa a las necesidades particulares de los alumnos, mediante las oportunas adaptaciones curriculares y metodológicas adecuando la escuela a los alumnos y no los alumnos a la escuela.
  • Resaltar los aspectos orientadores de la educación favoreciendo la adquisición de los aprendizajes dirigidos a la consecución de las competencias básicas, de modo que la escuela eduque realmente para la vida.
  • Favorecer los procesos de madurez personal, de desarrollo de la propia identidad y sistema de valores y de la progresiva toma de decisiones a medida que los alumnos han de ir adoptando opciones en su vida.
  • Prevenir las dificultades de aprendizaje, anticipándose a ellas y evitando, en lo posible, los fenómenos indeseables como el absentismo, el fracaso y la inadaptación escolar.
  • Contribuir a la adecuada relación e interacción entre los distintos integrantes de la comunidad educativa y entre ésta y el entorno social asumiendo papel de mediación incluso de negociación en los conflictos o problemas que puedan plantearse.
  • Adaptación del alumno al centro escolar e inserción no traumática tanto en aquel como en el grupo-clase.
  • Detección, prevención y seguimiento de los problemas que surjan en el aprendizaje y propuesta de soluciones individualizadas (adaptaciones curriculares no significativas, significativas…).
  • Relación estrecha entre la escuela y la familia, difusión de la información y colaboración.

 

6 RománMedrano,Cristina.(2018). Laeducaciónemocionalcomocontenidodelaorientaciónydelatutoríaenlaeducaciónprimaria:una revisión y una buena práctica.Almería: Procompal Publicaciones.

La consecución de estos objetivos debe plantearse integrada dentro de los principios generales de la tutoría y la orientación, que forman parte de la concreción curricularrealizada en el proyecto educativo del centro; y que se extienden y desarrollan en el plan de acción tutorial (PAT), que se presenta en la programación general anual.

La función tutorial ha de ser una tarea consensuada, asumida y extensible a todo elequipo docente. Por otra parte la actuación ha de ser sistemática asegurando su coherencia y continuidad a través de las distintas áreas, cursos y etapas. Hay aspectos prioritarios que deben primar en el ejercicio de la función tutorial cuales son:

 

2.4. LatutoríaylaorientaciónenlaLOE-LOMCEysudesarrollonormativo.

Desde el marco legal de la LOE (2006), y modificación de la LOMCE (2013), conviene destacar los preceptos asociados a la función docente y a la función tutorial, en la Educación Primaria:

  • La orientación educativa se considera un principio del sistema educativo (Art.1, LOE-LOMCE), para el logro de una formación personalizada, que propicie una educación integral en conocimientos, destrezas y valores. Así como se entiende como un factor de calidad de la enseñanza (Art.2.2, LOE).
  • Igualmente, la función docentes también se entiende como un factor de calidad, dentro de los principios del sistema educativo (Art. 1, de la LOE-LOMCE).
  • En el conjunto de la etapa de Educación Primaria, se considera la función docente como un factor esencial de la calidad de la educación (Art. 1 de la LOE, según modificación LOMCE); y la acción tutorial debe orientar el proceso educativo individual y colectivo del alumnado (Art. 18 de la LOE, según modificación LOMCE).
  • También ya dijimos en la Introducción, que tanto la tutoría como la orientación educativa, se entienden como principios pedagógicos, que constituyen un elemento fundamental de la ordenación de la Educación Primaria y que las Administraciones educativas deben promover (Art. 26, de la LOE).
  • Dentro del ámbito de funciones del profesorado (Art. 91), se aprecia la evidente definición de la tutoría y de la orientación educativa, que aparecen interrelacionadas, por reciprocidad, con otras funciones docentes; así acentuamos las funciones de mayor incidencia y concordancia desde el contexto de la función tutorial:

La evaluación del proceso de aprendizaje del alumnado, así como la evaluación de los procesos de enseñanza.

La tutoría de los alumnos, la dirección y la orientación de su aprendizaje y el apoyo en su proceso educativo, en colaboración con las familias.

La orientación educativa y académica de los alumnos, en colaboración, en su caso, con los servicios o departamentos especializados.

La promoción, organización y participación en las actividades complementarias, dentro o fuera del recinto educativo, programadas por los centros.

La información periódica a las familias sobre el proceso de aprendizaje de sus hijos, así como la orientación para su cooperación con el mismo.

La coordinación de las actividades docentes que le sean encomendadas.

  • La formación permanente, que constituye un derecho y una obligación para todo docente, debe contemplar programas adecuados para el conocimiento de los aspectos relacionados con la tutoría y la orientación, encaminados a mejorar la calidad de la enseñanzas (Art. 104-LOE)
  • Las Administraciones educativas, respecto al profesorado de los centros públicos, favorecerán: el reconocimiento de la función tutorial, mediante los oportunos incentivos profesionales y económicos (Art. 105-LOE).
  • A fin de mejorar la calidad de la enseñanza y el trabajo de los profesores, las Administraciones educativas elaborarán planes para la evaluación de la funcióndocente, con la participación del profesorado. Los resultados de la misma podrán ser tenidos en cuenta en la carrera docente (Art. 106- LOE).
  • Recordemos que la acción tutorial forma parte del Proyecto Educativo del Centro (Art. 121-LOE).
  • Y tengamos en cuenta que el Claustro de Profesores es el órgano competente para fijar los criterios referentes a la orientación y la tutoría (Art- 129-LOE, según LOMCE)
  • El profesorado de los centros docentes debe colaborar con las Administraciones educativas en las evaluaciones que se realicen en sus centros (Art. 142-LOE, según modificación LOMCE)7.

Otros referentes reglamentarios serían:

El Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero (BOE de 1 de marzo), por el que se establece el currículo básico de la Educación Primaria, regula que la acción tutorial orientará el proceso educativo individual y colectivo del alumno (Art. 9.4). El profesor tutor coordinará la intervención educativa del conjunto del profesorado del alumnado

7 Evaluación durante la etapa(Art. 20 de la LOE, según LOMCE)

Los centros docentes realizarán una evaluación individualizada a todos los alumnos y alumnas al finalizar el tercer curso de Educación Primaria, según dispongan lasAdministraciones educativas, en la que se comprobará el grado de dominio de las destrezas, capacidades y habilidades en expresión y comprensión oral y escrita, cálculo y resolución de problemas en relación con el grado de adquisición de la competencia en comunicación lingüística y de la competencia matemática. De resultar desfavorable esta evaluación, el equipo docente deberá adoptar las medidas ordinarias o extraordinarias más adecuadas.

 

Evaluación final de Educación Primaria(Art.21delaLOE,segúnLOMCE)

      1. Al finalizar el sexto curso de Educación Primaria, se realizará una evaluación individualizada a todos los alumnos y alumnas, en la que se comprobará el grado de adquisición de la competencia en comunicación lingüística, de la competencia matemática y de las competencias básicas en ciencia y tecnología, así como el logro de los objetivos de la etapa.
      2. El Gobierno, previa consulta a las Comunidades Autónomas, establecerá los criterios de evaluación y las características generales de las pruebas para todo el Sistema Educativo Español con el fin de asegurar unos criterios y características de evaluación comunes a todo el territorio.
      3. El resultado de la evaluación se expresará en niveles. El nivel obtenido por cada alumno o alumna se hará constar en un informe, que será entregado a los padres, madres o tutores legales y que tendrá carácter informativo y orientador para los centros en los que los alumnos y alumnas hayan cursado sexto curso de Educación Primaria y para aquellos en los que cursen el siguiente curso escolar, así como para los equipos docentes, los padres, madres o tutores legales y los alumnos y alumnas.

Las Administraciones educativas podrán establecer planes específicos de mejora en aquellos centros públicos cuyos resultados sean inferiores a los valores que, a tal objeto, hayan establecido.

Para el Opositor que opte por ampliar contenidos, conviene saber que mediante el Real Decreto 1058/2015, de 20 de noviembre (BOE del 28), se regulan las características generales de las pruebas de la evaluación final de Educación Primaria establecida en la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación; modificado por el Real Decreto-ley 5/2016, de 9 de diciembre (BOE del 10).

El Real Decreto-ley 5/2016, de 9 de diciembre7, establece en su artículo primero, punto 1, que hasta la entrada en vigor de la normativa resultante del Pacto de Estado social y político por la educación, la evaluación de Educación Primaria recogida en el artículo 21 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, será considerada muestral y tendrá finalidad diagnóstica, que la selección de alumnos y centros será suficiente para obtener datos representativos, y que las Administraciones Educativas podrán elevar el número de centros participantes por encima de las necesidades muestrales o hacerla con carácter censal

Y también tiene carácter de norma básica, obligada para todo el Estado, en relación con estas pruebas, el aplicar a las familias los cuestionarios fijados por la normativa, según Resolución de 30 de marzo de 2016 (BOE de 15 de abril), de la Secretaría de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, por la que se definen los cuestionarios de contexto y los indicadores comunes de centro para la evaluación final de Educación Primaria.

al que tutoriza de acuerdo con lo que establezca la Administración educativa correspondiente, y mantendrá una relación permanente con la familia, a fin de facilitar el ejercicio de los derechos reconocidos a los padres o tutores, en relación con la educación de sus hijos o pupilos, en el Art. 4.1.d, y g, de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del Derecho a la Educación (LODE):

  • A estar informados sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje de sus hijos (Art. 4.1.d-LODE).
  • A ser oídos en aquellas decisiones que afecten a la orientación académica y profesional de sus hijos (Art. 4.1.g-LODE).

Complementariamente, un buen número de Comunidades Autónomas están promoviendo la regulación de la educación a través del ámbito superior de una Ley, para dar mayor fuerza legislativa al tema educativo (Andalucía, Canarias, Cantabria, Cataluña, Castilla-La Mancha y Extremadura). En estas normas, la tutoría y la orientación educativa tienen también la relevancia que se marca en la LOE, resultando la tutela de los alumnos como una medida institucionalizada.

 

2.5. La tutoría en el Reglamento Orgánico de los centros de Educación Infantil y Primaria.

Las Administraciones educativas de las Comunidades Autónomas, a través del correspondiente desarrollo legislativo que se materializa con el llamado Reglamento Orgánico de los centros públicos de Educación Infantil y Primaria (Escuelas infantiles y Colegios), vienen regulando la organización y el funcionamiento de estos, donde se establece la tutoría como estructura, la acción tutorial y la función de los maestros tutores en los citados centros.

De entre dichos reglamentos, y a modo de ejemplos, destacamos el Real Decreto 82/1996, de 26 de enero (queafectaalámbitodelMinisteriodeEducaciónyFormaciónProfesional;ysupletoriamentealasComunidadesAutónomasquenohandesarrolladonormativapropia)8;y el Decreto 328/2010, de 13 de julio (Andalucía).Un análisis comparadonos permite señalar que los aspectos normativos más significativos son los siguientes:

 

Sobre medidas organizativas.

  • La tutoría y orientación de los alumnos forma parte de la función docente.
  • En todos los centros, independientemente del número de unidades, habrá un maestro tutor por cada grupo de alumnos.
  • Los tutores son órganos de coordinación docente.
  • Con carácter preferente, es nombrado tutor de cada grupo de alumnos el maestro que imparta más horas de docencia en el mismo, de entre el profesorado implicado.
  • La designación de los maestros tutores la realiza el director, a propuesta del jefe de estudios.
  • El jefe de estudios coordinará el trabajo de los tutores y mantendrá las reuniones periódicas para el buen funcionamiento de la acción tutorial.
  • La designación de tutor es al menos por un año; aunque los directores pueden decidir la continuidad de más tiempo (dos e incluso hasta tres años, según las distintas legislaciones autonómicas).

 

8 En la Comunidad de Madrid, se mantiene la vigencia de esta norma como uso supletorio.

También es referente en Castilla La Mancha; aunque aquí se ha actualizado su contenido mediante la Orden de 2 de julio de 2012 (DOCM de 3 de julio), se dictan Instrucciones que regulan la organización y funcionamiento de los Colegios de Educación Infantil y Primaria.

 

 

Los maestros tutores vienen ejerciendo las siguientes funciones:

  1. Participar en el desarrollo del plan de acción tutorial y en las actividades de orientación, bajo la coordinación del jefe de estudios. Para ello podrán contar con la colaboración del equipo de orientación educativa y psicopedagógica.
  2. Coordinar el proceso de evaluación de los alumnos de su grupo y adoptar la decisión que proceda acerca de la promoción de los alumnos de un curso a otro, previa audiencia de sus padres o tutores legales.
  3. Facilitar información a las familias sobre el derecho de los alumnos a una evaluación objetiva, y permitir el acceso a los controles (según las distintas legislaciones de las Comunidades Autónomas).
  4. Atender a las dificultades de aprendizaje de los alumnos para preceder a la adecuación personal del currículo.
  5. Facilitar la integración de los alumnos en el grupo y fomentar su participación en las actividades del centro.
  6. Orientar y asesorar a los alumnos sobre sus posibilidades educativas.
  7. Colaborar con el equipo de orientación educativa y psicopedagógica en los términos que establezca la jefatura de estudios.
  8. Encauzar los problemas e inquietudes de los alumnos y recoger la opinión directa del alumnado a su cargo sobre el desarrollo del aprendizaje.
  9. Informar a los padres, maestros y alumnos del grupo de todo aquello que les concierna en relación con las actividades docentes y el rendimiento académico; en el marco de una relación permanente con las familias.
  10. Facilitar la cooperación educativa entre los maestros y los padres de los alumnos.
  11. Atender y cuidar, junto con el resto de profesores del centro, a los alumnos en los períodos de recreo y en otras actividades no lectivas.
  12. Cumplimentar la documentación personal y académica del alumnado a su cargo.
  • En los horarios individuales del profesorado, en el tiempo lectivo complementario, se destina 1 hora semanal para atención a las familias y así posibilitar la información tutorial.
  • Igualmente, en dichos horarios, y también como tiempo lectivo complementario, se destina 1 hora, al menos quincenal, para la coordinación del profesorado9.

 

 

3. APOYOYORIENTACIÓNENELPROCESODEAPRENDIZAJE.

 

3.1. Organización dela tutoría para apoyar el proceso de aprendizaje.

Para apoyar el proceso de aprendizaje la actividad tutorial ha de tener como finalidad la consecución de unos objetivos amplios (ver apartado anterior) que requieren una programación intencional(dirigidos a la consecución de un fin), rigurosa (explicitando tiempos, medios, actividades y evaluación), sistemática (donde se contemple la acción tutorial con todo el grupo de alumnos y con el alumno considerado individualmente) y contextualizada, (teniendo en cuenta todos los recursos materiales y humanos, tratando de conseguir la eficiencia en la articulación de dichos recursos). De acuerdo con esto la organización de la actividad tutorial tendrá que combinar y conjugar los diferentes elementos personales, materiales, organizativos y técnico-pedagógicos diversos a fin de que esta actividad sea un apoyo importante para el proceso de aprendizaje del alumnado.

9 Recordemos que a partir de la entrada en vigor de la LOMCE, desaparecen los ciclos y, en consecuencia, una de las obligaciones anteriores de que los tutores roten con sus alumnos dentro de los dos cursos del ciclo, ya no existe.

Complementariamente, el proceso de aprendizaje debe respetar los derechos reconocidos al alumnado. Los alumnos tienen el derecho básico de recibir orientación educativa (Art. 6. 3. d, de la LODE), asociado a otros derechos como: a que su dedicación y esfuerzo sean valorados y reconocidos con objetividad; a recibir una educación integral que contribuya al pleno desarrollo de su personalidad; y a recibir las ayudas y los apoyos precisos para compensar sus carencias y desventajas. Igualmente, el ejercicio de la tutoría también tiene relación con los deberes de los alumnos: a estudiar y esforzarse para conseguir el máximo desarrollo según sus capacidades; a seguir las directrices del profesorado; a asistir a clase con puntualidad; y a respetar las normas de convivencia y disciplina del Centro.

 

3.2. Funciones de la tutoría en el proceso de aprendizaje.

La designación de la figura del tutor responde a la intención de personalizar y dar sistematización a los procesos de aprendizaje; esto se explicita en las funciones que el tutor asume y que de forma general, pueden quedar encuadradas en los siguientes ámbitos:

  • Mediación en las relaciones con el entorno, las familias y el centro educativo.
  • Coordinación del proceso evaluador.
  • Adecuación y personalización de la oferta educativa a las necesidades de los alumnos a través de las adaptaciones curriculares.
  • Detección y atención a las necesidades que requieren apoyo educativo.

De forma más concreta, desde el enfoque técnico (complementario del normativo), las funciones del tutor en relación al proceso de aprendizaje son:

Alumnos

  • Facilitar la integración de los alumnos y alumnas en su grupo clase y en el conjunto de la dinámica escolar.
  • Favorecer en el alumno el conocimiento y aceptación de sí mismo, así como la autoestima, cuando ésta se vea disminuida por fracasos escolares o de otro género.
  • Fomentar en el grupo de alumnos el desarrollo de actitudes participativas en su entorno sociocultural y natural.

Aprendizaje

  • Contribuir a la personalización de los procesos de enseñanza y aprendizaje.
  • Efectuar un seguimiento global de los procesos de aprendizaje del alumnado para detectar las dificultades y las necesidades especiales al objeto de articular las respuestas educativas adecuadas.

Coordinación docente

  • Coordinar la información acerca de los alumnos que tienen los distintos profesores, coordinar el proceso evaluador de los alumnos y asesorar sobre su promoción de un curso a otro.
  • Coordinar con los demás profesores el ajuste de las programaciones al grupo de alumnos, especialmente en lo referente a las respuestas educativas ante necesidades especiales o de apoyo.
  • Coordinar y contribuir en el desarrollo de líneas comunes de acción con los demás tutores en el marco del Proyecto educativo de centro.
  • Mediar en aquellas situaciones de conflicto entre alumnos y profesores e informar debidamente a las familias.
  • Canalizar la participación de aquellas entidades públicas o privadas que colaboran en los procesos de escolarización y de atención educativa a aquellos alumnos que proceden de contextos sociales o culturales marginados.
  • Contribuir al establecimiento de relaciones fluidas con los padres y madres que faciliten la conexión entre el centro y las familias.
  • Implicar a los padres en actividades de apoyo al aprendizaje y orientación de sus hijos.
  • Informar a los padres de todos aquellos asuntos que afecten a la educación de sus hijos.

 

 

4. COLABORACIÓNCONLASFAMILIAS.

Las familias son las que aportan al sistema educativo y a sus centros docentes su elemento más singular y valioso: sus hijos, que se convierten en alumnos desde la perspectiva del sistema. Teniendo en cuenta este hecho, tan elemental como frecuentemente olvidado, la colaboración de los tutores con las familias no debe centrarse únicamente en los padres o tutores del alumno, sino que debe desarrollarse en dos ámbitos fundamentales: con el alumno considerado individualmente y con los propios padres. Así la actividad del tutor deberá contemplar estos dos aspectos necesariamente.

 

4.1. El tutor o tutora y su relación con los alumnos.

El tutor tiene que orientar el desarrollo evolutivo de los alumnos y su aprendizaje global atendiendo a las dificultades que en este sentido aparezcan en el proceso educativo. Para llevar a cabo esta función necesita conocer a todos y cada uno de los alumnos que están en su tutoría.

a.)El conocimiento del alumno.

Es cierto que el tutor en su trato directo con el alumno, tanto en el aula como fuera de ella, cuenta con una fuente importante y directa del conocimiento, pero no es menos cierto que para que ese conocimiento sea sólido y objetivo necesita asentarse sobre técnicas precisas. Dentro de esas técnicas ocupan un lugar preeminente la observación, los cuestionarios y las fichas.

La observación es un método de conocimiento que trata de penetrar en los fenómenos humanos y modificarlos, la observación debe responder a una intencionalidad, estar controlada y registrarse de modo preciso, sin obviar sus limitaciones y asumiendo una serie de ventajas aplicadas a la educación como son: es básica para obtener datos de los alumnos en su ambiente habitual (el aula); favorece el interés de cada alumno al obligar a centrar la atención sobre él y seguir su conducta orientándolo; proporciona datos sin reducir o anular la espontaneidad del alumno.

Entre los diversos instrumentos de observación que existen señalaremos aquellos que procuran una sistematización y precisión, estos son: los registros, que posibilitan el apunte de incidencias, datos metódicos y hechos significativos, ante una pauta o procedimiento preliminarmente establecido, Una variante es el registro anecdótico que consiste en describir y anotar en una ficha apropiada hechos o comportamientos significativos del alumno (anécdotas) que luego pueden archivarse en un registro acumulativo.

Las listas o guías de control que consisten en una relación estructurada de habilidades, conductas, cualidades sociales… Los cuestionarios; consisten en una serie de preguntas a través de las cuales se pretende obtener una información sobre algún tema relacionado con la vida del alumno; las fichas de registro personal, a lo largo del curso el tutor va obteniendo una serie de datos sobre los alumnos. Con el fin de facilitar su registro y así sistematizar la acción tutorial conviene que el tutor elabore una ficha dedicada a cada alumno de la clase donde va recogiendo estos datos.

Otro instrumento útil son los informes de resultados, o informes de observación, documentos finales en los procesos de observación que responden a los criterios y métodos adoptados previamente, y en los que se reflejan (de forma abierta y descriptiva, o también cerrada) los resultados, las valoraciones y conclusiones, con planteamiento de reconocimiento, cambio o mejora. Los boletines de información sobre la evaluación de los alumnos, que trimestralmente se dirigen a las familias, suelen estar dentro de este tipo de recurso.

 

b.)Ámbitos de la actividad tutorial sobre el alumno.

Los ámbitos que se desarrollan a continuación no agotan la acción orientadora pero son básicos en el desarrollo de la función tutorial en la etapa de primaria, hay que trabajarlos explícitamente siempre en estrecha conexión con los objetivos de las áreas.

  • Enseñar a ser persona. La escuela proporciona el medio no sólo para los aprendizajes académicos sino también para el aprendizaje de la conducta social, el aprendizaje afectivo y de las actitudes incluidas las que se refieren a uno mismo. La construcción de una imagen positiva de sí mismo, es sin duda, un objetivo prioritario de la acción educativa; la construcción de la identidad personal se realiza a partir de las propias experiencias y de las valoraciones que recibe de las personas significativas de su medio social como son los padres, profesores y compañeros. El medio escolar tiene por tanto una gran influencia sobre la imagen que los niños se forman de sí mismos y les ofrece la mejor oportunidad junto a la familia para probar sus habilidades y ganar el respeto de los demás. Por ello las actitudes y conductas del profesor, sus expectativas, su propia valoración como persona, la forma cómo organiza el aula, su manera personal de estar en el aula, su relación con el alumno, son algunos de los aspectos que influyen más directa y eficazmente en la formación de una autoestima positiva en el alumno.
  • Enseñar a convivir. Entre las preocupaciones mayores de los tutores o profesores están algunas conductas problemáticas que ciertos alumnos tienen en la escuela, la actividad tutorial tiene que ver con dichas conductas una vez aparecidas pero sobre todo ha de desarrollarse en líneas coherentes de intervención que se anticipan a la aparición de las mismas. La escuela es un lugar para la educación en la convivencia y un lugar donde se convive. El aprendizaje de la convivencia en la escuela se produce no tanto a través de la instrucción explícita cuanto a través del modo en que en ella se convive. Comunicarse, cooperar, ser solidario, respetar las reglas es algo que, además de ser objeto de enseñanza, ha de constituir el entramado de la vida escolar.

Enseñar a pensar. La línea tutorial más cercana a lo que son aprendizajes escolares tradicionales es aquella que se refiere a aprender a pensar. La culminación de aprender a pensar es aprender a aprender. El tutor debe tener una intervención educativa dirigida intencionalmente a la construcción de conocimientos útiles y pertinentes pero también al desarrollo de habilidades y estrategias de planificación y regulación de la propia actividad de aprendizaje.

 

4.2. El tutor o tutora y su relación con los padres de los alumnos.

Son numerosas las investigaciones que han puesto de manifiesto que el ambiente familiar es la circunstancia que más influye en la evolución del sujeto tanto en su mundo de relaciones como en su actuación escolar; por eso, cualquier acción de tipo educativo tiene que contar con la influencia tanto de la familia como de la escuela. Autores como CANO GONZÁLEZ (2013)10 dan relevancia, en el perfil del tutor, a las habilidades sociales de relación y comunicación con las familias. Competencia profesional del docente claramente reconocida en la mayor parte de las investigaciones y estudios, es la competencia de “saberestar” (TALIS, 2018; CONSEJO ESCOLAR DEL ESTADO, 2015)11

Por otra parte, en la LOE (2006), se establece que, a fin de hacer real la corresponsabilidad entre el profesorado y las familias en la educación de sus hijos, las Administraciones educativas adoptarán medidas que promuevan e incentiven la colaboración efectiva entre la familia y la escuela (Art. 118). Igualmente, debemos considerar el marco legal de los derechos de los padres de alumnos, donde se les reconoce el derecho a recibir información sobre el proceso educativo de sus hijos; y la libertad de asociación, asistencia y participación en las actividades del ámbito educativo (Artículos 4 y 5 de la LODE, 1985).

a.)Funciones y objetivos de la tutoría con los padres.

Las funciones a desempeñar por el tutor en relación con las familias de los alumnos son:

  • Informar y recoger información para un mejor conocimiento del alumno y una mejor comprensión del proceso educativo. En este sentido los objetivos de la actividad tutorial son: recoger información sobre la situación familiar, actitudes en casa, relación con los hermanos etc… Informar a los padres de los aspectos relacionados con la acción escolar, sistema educativo, acción tutorial… Informar periódicamente sobre la conducta y rendimiento académico del alumno así como sobre la marcha del grupo; garantizando el acceso a una evaluación objetiva.
  • Colaborar con los padres en el conocimiento y comprensión del momento evolutivo del alumno y orientarles sobre pautas para favorecer su desarrollo. A esto se dirigen los objetivosde: asesorarles para favorecer su autonomía, animarles a fomentar situaciones de diálogo e intercambio de opiniones con los hijos y pedirles colaboración en orden a conseguir la organización del tiempo de estudios y descanso, interés por las tareas escolares…

 

10 CanoGonzález,R.(2013): Orientación y tutoría con el alumnado y las familias. Editorial Biblioteca Nueva, S.L. Madrid.

11 TALIS(Teaching and Learning International Survey),estudio internacional de enseñanza y aprendizaje promovido por la OCDE.http://www.educacionyfp.gob.es/inee/evaluaciones-internacionales/talis.html

ConsejoEscolardelEstado(2015). El profesorado del sigloXXI. XXI Encuentro de Consejos Escolares Autonómicos y del Estado. Fuente:http://www.educacionyfp.gob.es/

  • Favorecer una actitud positiva y colaboradora de los padres hacia el centro docente. El tutor tenderá a conseguir la participación de los padres en las diversas actividades del centro, recoger y canalizar sus sugerencias, pedir su colaboración en actividades complementarias y extraescolares: excursiones, fiestas…
  • Facilitar el acceso y conocimiento de las pruebas y exámenes, así como la producción de los alumnos.

 

b.)Tipos de relación del tutor con los padres.

El tutor lleva a cabo estas funciones y tareas a través de una serie de actividades que fundamentalmente son:

  • Entrevistas personales con la familia del alumno. Es uno de los principales instrumentos. Imprescindible al comienzo de la escolarización. En su estructura habrá que decidir sobre: condiciones ambientales de hora y lugar; la presencia o no del niño; la forma de convocar; y la previsión de los contenidos a tratar.
  • Entrevistas con familias de un grupo de alumnos.
  • Reuniones con los padres de todo el grupo. Exigen el control previo de los requisitos de infraestructura y de contenido (horario, espacio, tamaño del grupo, temas a tratar, etc.). Las reuniones informativas de carácter general son muy convenientes para los temas de transmisión de información del centro hacia los padres: presentación del equipo docente; programación docente; organización y normas; etc.
  • También la relación se pueden llevar a cabo mediante: medios informáticos y telemáticos (plataformas informáticas; portal de página Web; correo electrónico; intercambios; etc.); medios telefónicos (llamadas y mensajes); información escrita (agenda escolar, cartas personales, circulares, notificaciones, etc.); contactos informales; tablón de anuncios; registros de seguimiento; etc.

La elección del tipo de relación debe hacerse en función de la temática y de los objetivos que el tutor quiere alcanzar. En todo caso en estas reuniones debe fomentarse la participación de todos, evitando el personalismo y las críticas y enfrentamientos, tanto entre los padres como en relación al centro.

Debemos tener en cuenta, especialmente, que en el tratamiento de los datos personales de los alumnos, hay que aplicar normas técnicas y organizativas que garanticen la seguridad y la confidencialidad, dentro del campo de la legislación en materia de protección de datos de carácter personal. El profesorado queda sujeto al deber de sigilo.

 

 

5. FUNCIONESDELTUTORENRELACIÓNCONELEQUIPODOCENTEYOTROSPROFESIONALES.

El tema de la relación tutor-equipo de profesores y otros profesionales se inserta dentro de la función tutorial que tiene por objetivo aglutinar la acción orientadora que sobre el grupo de alumnos realizan las personas que están en contacto directo con él a lo largo del horario escolar. La tutoría y la orientación son responsabilidad no solo del profesor tutor sino de todos los profesores que inciden sobre un determinado grupo de alumnos, por ello en el desarrollo de su actividad tutorial el profesor tutor tiene la cooperación y apoyo del equipo docente y el respaldo de la institución escolar. Esta implicación de la institución escolar en su conjunto en la labor tutorial se pone de manifiesto tanto en los documentos pedagógicos, donde debe verse reflejada, como en la delimitación de órganos, estructuras y personas que deben intervenir. En este sentido señalaremos:

  • Los profesores participarán en la toma de decisiones pedagógicas que correspondan al Claustro, a los órganos de coordinación docente y a los equipos de profesores que impartan clase en el mismo curso (LOE, Art. 119; según LOMCE).
  • El trabajo en equipo de los profesores que impartan clase a un mismo grupo de alumnos es un deber profesional (Art. 91, de la LOE).
  • Corresponde a los órganos de coordinación didáctica la adopción de los libros de texto y demás materiales curriculares que hayan de utilizarse (Disposición Adicional Cuarta de la LOE).
  • El tutor debe elaborar la programación docente de su grupo de clase, para lo que coordinará e integrará la intervención generalista y la especialista de los distintos maestros (Art. 91, de la LOE).
  • En los documentos de planificación institucional del Centro, proyecto educativo y programación general anual, deben recogerse tanto las líneas de orientación educativa como el plan de acción tutorial (LOE, Art. 121; según LOMCE).

 

5.1. Coordinación del tutor con las estructuras organizativas del Centro.

El tutor es una estructura de organización que tiene entidad administrativa, con un ámbito propio de competencias legales y técnicas, y que forma parte del conjunto de órganos y estructuras que configuran el organigrama de un Centro. Por ello, es importante conocer las interrelaciones que afectan a la acción tutorial y su planificación.

  1. Actuación del claustro de profesores y la comisión de coordinación pedagógica del Centro:
  • Es el Claustro el que fija los criterios de orientación y tutoría, así como aprueba la forma de atender la acción tutorial, dentro de la concreción del currículo recogida en proyecto educativo del Centro. También evalúa estas actividades formulando propuestas de mejora para la Memoria Anual (Art. 129 de la LOE, según LOMCE).
  • La comisión de coordinación pedagógica (CCP), es la estructura que elabora la propuesta de organización de la orientación educativa y del plan de acción tutorial (OOE y PAT), así como su revisión, para ser debatida por el Claustro12.

12 La CCP es una estructura muy generalizada en la organización de los centros públicos de las distintas Administraciones educativas de las correspondientes Comunidades Autónomas.

  1. Coordinación de la jefatura de estudios con los tutores:
  • La jefatura de estudios es la responsable de la coordinación y ejecución de las actividades de carácter académico y de orientación, velando por la ejecución de los acuerdos. Los jefes de estudios deben mantener reuniones periódicas con los tutores, normalmente al menos tres por curso.
  • Las reuniones se destinan para tratar los temas sobre el contenido y ejercicio de la tutoría, la coordinación, y la elaboración revisión y evaluación de los documentos institucionales del Centro.
  • Los jefes de estudios tienen que favorecer el alcanzar acuerdos comunes en el desarrollo de la tutoría, algunos son: la programación docente de los cursos; el sentido de las normas de convivencia y su aplicación; la atención a la diversidad; el estímulo de conductas y actitudes positivas hacia el aprendizaje; la evaluación de la práctica docente; etc.
  1. El tutor y los equipos docentes.

Los equipos docentes, que agrupan a todos los maestros que imparten docencia a un mismo referente de alumnos, o a distintos alumnos agrupados por algún criterio organizativo (ejemplo, alumnos de los cursos 1º a 3º de Educación Primaria, o de 4º a 6º cursos, en la estructura de la LOMCE, que es por cursos y no ciclos), son el órgano de coordinación donde interviene el tutor, y se encargan de organizar y desarrollar, bajo la supervisión del jefe de estudios, las enseñanzas propias.

El equipo docente tiene la competencia de formular propuestas relativas a la acción tutorial (a través del proyecto educativo del centro y la programación general anual).

El coordinador del equipo, será el responsable de coordinar las funciones de tutoría y se encarga, junto con los tutores, de unificar las acciones y de la propia ejecución del plan tutorial.

 

5.2. Coordinación del tutor con los maestros especialistas y de apoyo.

En la Educación Primaria la actividad docente sobre un grupo clase no es responsabilidad de una sola persona, en ella también actúan profesores especialistas como son el profesor de lengua extranjera, el profesor de educación física y el profesor de educación artística (música), pero la intervención de éstos no debe significar un cambio en el tratamiento pedagógico de estas áreas sino que debe responder a una misma línea educativa y orientadora así como a un enfoque global y de conjunto. La existencia de un proyecto educativo de centro, donde se articule la conveniente concreción curricular adaptada al contexto propio, es la primera condición para una actuación coherente y cohesionada entre todos los maestros; pero además, será necesario que el equipo docente programe y evalúe de forma conjunta, para no perder el carácter global de la Educación Primaria. La finalidad de las relaciones entre el tutor y el equipo docente pueden resumirse en:

  • Recoger información sobre el grupo clase en lo que se refiere a actividades de orientación y circunstancias y situación del grupo en temas relacionados con el rendimiento de los alumnos y su integración.
  • Analizar el proceso de enseñanza-aprendizaje en el grupo clase en general y en distintas áreas en particular. Es decir, seguimiento y evaluación de la práctica docente y su mejora.
  • Estudiar las circunstancias que concurren a la problemática presentada por determinados alumnos y orientar las intervenciones educativas.
  • Coordinar las sesiones de evaluación que celebre el equipo educativo del grupo.
  • Supervisar los acuerdos tomados en las reuniones.
  • Seguimiento del cumplimiento de los acuerdos tomados en las reuniones, para coordinar la acción educativa de todos los maestros que intervienen en la actividad pedagógica del grupo.
  • El tutor es un órgano de coordinación docente, por lo que coordina la elaboración de la programación docente de su grupo de alumnos, para lo que debe conocer las actividades académicas de los maestros especialistas y las actividades de apoyo, así como coordina la propuesta de tareas que deban realizar los alumnos en casa.
  • Intervenir en los conflictos de los alumnos, mediar y conocer las medidas correctivas.
  • Seguimiento del absentismo escolar.

El cauce de relación del tutor con el equipo docente es el que establece a través de su contacto habitual, unas veces informalmente y otras a través de reuniones puntuales o en el marco más formal de las sesiones de evaluación.

  • En lo que se refiere a las reuniones puntuales, estas pueden surgir por múltiples causas: dificultades en la asignatura (área), metodología, problemas de comportamiento etc. En este caso, el tutor junto al profesor especialista, delimitará el problema, analizará las causas, recabará la opinión del equipo docente, y viceversa, establecerán las pautas para la resolución del problema, hará un seguimiento y se revisarán aquellos aspectos que sean necesarios.
  • En lo que se refiere a las sesiones de evaluación:al tutor le corresponde coordinarlas, procurando que el equipo de profesores tenga en cuenta los aspectos grupales de la evaluación, que el alumno sea evaluado de acuerdo con sus capacidades y que el propio equipo reflexione y revise su actuación con el grupo-clase. Las decisiones de evaluación de los alumnos se adoptan por el consenso del equipo docente (donde cada maestro decide la calificación del área que imparte), el tutor tiene una responsabilidad especial en este campo, además de coordinar: registra los acuerdos (actas de las sesiones), calificaciones y valoraciones; custodia la documentación; recoge la información y propuestas de los otros maestros y les informa periódicamente del rendimiento escolar global de sus alumnos y de la casuística particular necesaria; y participa con especial consideración en la decisión de promoción de curso, en la evaluación final.
  • En la acción educativa intervienen también maestros de apoyo. La escuela debe responder a unas demandas sociales cada vez más complejas, reflejo de ello es la atención que debe prestarse a los alumnos con necesidades educativas especiales (acnee) o de compensación educativa. Estos alumnos reciben el apoyo de profesores especializados en distintos ámbitos: educación especial, audición y lenguaje, y compensatoria.

Estos profesores prestarán un apoyo tanto de asesoramiento en metodología, elaboración de adaptaciones curriculares, apoyo a la integración del alumno dentro del grupo clase, elaboración de materiales específicos para atender sus necesidades educativas, etc. Todo esto exige una relación entre tutor y profesores de apoyo, un trasvase de información recíproca y una actuación respecto a este tipo de alumnos y sus familias que dé coherencia a la actividad educativa

 

5.3. Coordinación del tutor con otros profesionales.

Algunos de los problemas educativos que pueden plantearse en la docencia y por tanto en la orientación requieren una cualificación especializada para realizar las correspondientes actividades orientadoras y de intervención psicopedagógica. Es una especialización que no puede pedirse al tutor, el cuan necesita ayuda en temas como: asistencia y asesoramiento técnico; orientación de alumnos en transición de una etapa a otra; intervención psicopedagógica ante dificultades y problemas de aprendizaje, complejos y específicos.

En relación con todo ello, se atribuyen unas determinadas funciones a los profesores orientadores y a los equipos interdisciplinares (psicopedagógicos)de apoyo a laescuela.Las tareas de estos profesionales especializados que en algunas Comunidades Autónomas se integran en equipos (Equipos de atención temprana, Equipos de orientación educativa y psicopedagógica) se realizan en dos ámbitos:

  • En un sector o distrito educativo en el que desarrollarán funciones tales como atender a las demandas de evaluación psicopedagógica individual de los alumnos y proponer las oportunas modalidades de escolarización; elaborar, adaptar y divulgar materiales o instrumentos pedagógicos; impulsar la colaboración e intercambio de experiencias entre centros…
  • En el centro educativo. En este ámbito las funciones de apoyo especializadas a los Centros educativos de educación infantil y primaria, en relación con la actividad tutorial son:
  • Colaborar en la elaboración de la concreción curricular que forma parte del proyecto educativo del centro, y en la elaboración de las programaciones didácticas, especialmente en los aspectos de concreción individualizada y adaptaciones curriculares.
  • Asistir técnicamente a los profesores para el desempeño de su función tutorial, facilitándoles técnicas e instrumentos para el ejercicio de esta.
  • Asesorarles en el tratamiento flexible y diferenciado de la diversidad de actitudes, intereses y motivaciones de los alumnos.
  • Realizar la evaluación psicológica y pedagógica de los alumnos y cooperar en las adaptaciones curriculares.
  • Colaborar en la prevención y detección de dificultades de aprendizaje o desarrollo personal y asesorar en la necesaria intervención para remediarlos.
  • Todas estas funciones determinan y exigen la colaboración estrecha entre el tutor y los profesionales en orden a la consecución de una verdadera orientación y una eficaz acción tutorial.

 

 

6. EL PLAN DE ACCIÓN TUTORIAL (PAT).

 

6.1. El PAT, su concepto y organización.

Según la LOE (2006), la forma de atender la acción tutorial debe recogerse en el

Proyecto Educativo del Centro(Art. 121), como un aspecto relacionado con la

concreción del currículo, que corresponde fijar y aprobar al Claustro (Art. 129-LOE, modificado por la LOMCE). Desde ese referente, tomará contenido y tendrá cabida el plan de acción tutorial (PAT), que formará parte de la programación general del centro, en la medida que en el seno de esta se recogen todos los aspectos relativos a la organización y funcionamiento, incluidos los proyectos, el currículo, las normas y todos los planes de actuación acordados y aprobados (LOE, Art. 125). Por tanto, la tutoría y la orientación educativa se presentan como contenidos en los documentos institucionales del Centro:

  • En el proyecto educativo se definen los principios generales de la tutoría y orientación, dentro del apartado de concreción del currículo.
  • En el reglamento de régimen interior (RRI), que forma parte del proyecto educativo, habrá que recoger, principalmente, las funciones de los tutores y la coordinación de tareas de tutoría y orientación, entre las estructuras organizativas del centro.
  • En la programación general anual (PGA), se incluirá el plan de acción tutorial (PAT), dentro del apartado relativo a las decisiones sobre el currículo de la etapa. Así como, la opción de destacar la tutoría como acción prioritaria; la programación de un calendario de reuniones que asegure la coordinación; y la fijación de tiempos para el ejercicio de la tutoría.

El PAT es el documento institucional en el que se especifican los criterios de la organización y las líneas prioritarias de funcionamiento de la tutoría en el centro. A la hora de diseñar la organización de este plan cabe partir de unas notas generales que son (contexto, funcionalidad y flexibilidad):

  • El plan ha de tener muy en cuenta el contexto real en el que nos situamos, considerando las diferentes posibilidades con que se cuenta para iniciar y desarrollar la acción tutorial.
  • El plan que estructure las actividades de orientación y tutoría ha de ser funcional y operativo, es decir sólo debe programarse aquello que se tiene seguridad de poder realizar.
  • El plan ha de ser flexible permitiendo su propia revisión y actualización periódica de acuerdo con la marcha de las actividades tutoriales las necesidades de los sujetos y los resultados obtenidos.

 

6.2. El proceso de elaboración del PAT.

En cuanto al proceso de elaboración y aprobación del PAT, la LOE, modificada por la LOMCE, establece lo siguiente:

  • El Claustro de profesores, en lo relativo al PAT, tiene estas competencias, según la LOE: “Fijar los criterios referentes a la orientación, tutoría, evaluación y recuperación de los alumnos” (Art. 129, c) y “Aprobar y evaluar la concreción del currículo y todos los aspectos educativos de los proyectos y de la programación general anual”(Art. 129, b).
  • Del análisis comparado de los distintos Reglamentos Orgánicos de los Colegios de Educación Primaria (ROC), se aprecia la intervención de los siguientes órganos de coordinación didáctica:
  1. Equipos docentes (conjunto de maestros que imparten enseñanzas en los grupos de alumnos de un mismo curso o en varios cursos agrupados por razón organizativa; ejemplo equipo de 1º a 3º cursos de Primaria): entre sus competencias está la de “formular propuestas al equipo directivo y al Claustro de Profesores relativas a la elaboración del proyecto educativo y de la programación general anual”.
  2. Coordinadores de equipos docentes: es competencia suya “coordinar las funciones de tutoría de los alumnos de los respectivos cursos”.
  3. Comisión de Coordinación Pedagógica (ejemplo de Madrid- Castilla León o Castilla-La Mancha) o Equipo Técnico de Coordinación Pedagógica (ejemplo de Andalucía), que es una estructura organizativa para la coordinación del Director, Jefe de Estudios, los coordinadores de equipos docentes, el coordinador TIC y un representante de los responsables de la orientación: el ROC le atribuye la siguiente competencia “elaborar la propuesta de organización de la orientación educativa y del plan de acción tutorial”.
  4. El tutor: el ROC establece que una de sus funciones es “participar en el desarrollo del plan de acción tutorial…”.

De acuerdo con el contenido de los anteriores textos legales, el proceso de elaboración, aprobación y ejecución del PAT tendría las siguientes fases y componentes:

FASES Y ACCIONES

  • Previa

    • El Claustro debe fijar los criterios referentes al plan.
    • Los equipos docentes han de formular propuestas sobre el plan.
    • La Comisión de Coordinación Pedagógica o también llamado Equipo Técnico de Coordinación Pedagógica (ejemplo de Andalucía) debe elaborar la propuesta de organización del PAT.
  • Aprobatoria
    • El Claustro ha de aprobar el plan.
  • Ejecutoria

    • Los coordinadores de los equipos docentes deben coordinar la ejecución del plan en su ámbito competencial.
    • Los tutores son los encargados de ejecutar el plan.
  • Evaluadora

    • El Claustro ha de evaluar el plan.

 

6.3. Contenidos generales del PAT.

El PAT, en líneas generales, debe incluir los siguientes elementos:

  1. Actuaciones que aseguren la coherencia educativa en el desarrollo de las programaciones y la práctica docente del aula por parte del profesorado de cada curso, especialmente en lo relacionado con:
    • Los contenidos, los criterios de evaluación y los estándares de aprendizaje evaluables de las distintas áreas.
    • Los procesos de evaluación (instrumentos y criterios de calificación y promoción).
    • Los aspectos metodológicos, organizativos y de materiales curriculares.
    • Las actividades que relacionan estos elementos con la orientación académica, de manera especial en el último curso de primaria.

2. Actuaciones que, de acuerdo con la planificación realizada en el claustro y los equipos docentes, guiarán el programa de actividades que se ha de efectuar en el tiempo dedicado a la tutoría, entre las que cabe destacar:

  • La reflexión y debate sobre: el proceso de aprendizaje de los alumnos en cada una de las áreas; la dinámica del grupo; la orientación académica; etc.
  • El análisis y aportación sobre los aspectos de estructura, normativa, funcionamiento y participación en la vida del Colegio.
  • Concreción de las estrategias y de la forma de coordinación de los implicados en la orientación.

3. Actuaciones para atender individualmente a los alumnos, sobre todo para aquellos que más lo precisen.

4. Actuaciones que permitan mantener una comunicación fluida con las familias, tanto con el fin de intercambiar informaciones sobre aquellos aspectos que puedan resultar relevantes para mejorar el proceso de aprendizaje de los alumnos, como para orientarles y promover su cooperación en la tarea educativa del profesorado.

5. incorporación de modelos e instrumentos específicos para facilitar las tareas de orientación y tutoría y el seguimiento uniforme de la acción tutorial: registros de asistencia; guía de entrevistas; protocolo de reuniones informativas; registros de calificaciones; modelos de actas de sesiones; etc.

6. Intervenciones destinadas a la prevención y mejora de la convivencia13 y que incluya:

    • Actuación en caso de indicios de acoso escolar.
    • Programación de actividades para fomentar las normas internas de los grupos, el respeto, la tolerancia y el diálogo.
    • Herramientas para llevar a cabo sociogramas y pautas para su interpretación.
    • Actividades y recursos para fortalecer la cohesión de grupo, actitudes y empatía: debates, vídeos, actividades cooperativas..
    • Actuaciones para facilitar la inclusión, la prevención y las pautas de intervención en la protección integral contra la LGTBIfobiay la discriminación por razón de orientación e identidad sexual.

 

13 Algunas Comunidades Autónomas, como es el caso de la Comunidad de Madrid, están desarrollando legislación específica sobre el Acoso Escolar, dando relevancia a su tratamiento en el seno de la Escuela. Son de destacar las Instrucciones de 2 de noviembre de 2016, de las entonces Viceconsejerías de Educación no Universitaria, Juventud y Deporte y Organización Educativa. Se dirigen a la prevención, corrección e intervención en el acoso escolar, con un verdadero protocolo.

Instrucciones de 2018, de las Viceconsejerías de Política Educativa y Ciencia y Organización Educativa, sobre los protocolos de intervención y atención educativa a la identidad de género en los centros docentes no universitarios.

 

 

 

7. PROPUESTAS DE ACCIÓN TUTORIAL.

 

7.1 Organización de la acción tutorial.

La organización de la acción tutorial se desarrolla en una serie de fases.

  • Fase previa. Es la fase de motivación, reflexión y toma de conciencia, es necesaria para abordar con éxito el resto del plan, éste no puede implantarse sin ser discutido ampliamente, comprendido y aceptado en líneas generales por el profesorado. Lo ideal es que la necesidad de la orientación y las tendencias en la acción tutorial surjan de la reflexión conjunta de todos los profesores que ponen de manifiesto los problemas y dificultades que perturban e interfieren en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
  • Primera fase.Planificación:fines, objetivos, recursos. La planificación de la acción tutorial parte de la formulación de unos objetivos a alcanzar desarrollándose al señalar los recursos personales, materiales y organizativos para conseguirlos.
  • Segunda fase. Programación:en esta fase se determinan los tiempos, las actividades, la distribución de funciones, las personas y tareas y por último los sistemas de coordinación y cooperación entre todos los que participan en el plan de acción tutorial.
  • Tercera fase. Realización de actividades:se determinará la forma de análisis de la realidad educativa a la que se dirige la acción tutorial, así como los métodos de instrumentos que se utilizarán en ella.
  • Cuarta fase. Control y evaluación: en ella se pretende comprobar si se han cumplido los objetivos previstos y corregir los desajustes entre la planificación inicial y la realidad detectada.

La organización de las actividades tutoriales se articula mediante el Plan de Acción Tutorial (PAT), que implica para su elaboración y desarrollo a las estructuras organizativas del Centro, que tendrán que decidir su contenido y los procesos de coordinación. Podríamos decir, junto con ÁLVAREZ BONILLA (2014)14, que el trabajo de colaboración, entre la tutoría y el equipo docente, fundamentalmente se articula a través del PAT. En este sentido, conviene repasar las aportaciones presentadas en el apartado 5 de este tema, en cuanto a la participación que realizan las distintas estructuras del Centro y profesionales docentes.

 

7.2 Propuestas de acción.

El cumplimiento de las funciones de tutoría forma parte de las obligaciones docentes del profesor-tutor, ahora bien dichas funciones pueden cumplirse a través de muy distintas actividades y es responsabilidad del profesor-tutor elegir, programar y realizar aquellas que parezcan más oportunas para sus alumnos; en la programación de ellas deberá contemplarse: el objetivo específico que se pretende, los recursos que se van a emplear y la temporalización; por ejemplo, si el objetivo a conseguir es conocer el grado de integración del alumno, las actividades que se pueden realizar irían desde la observación en el grupo y el rol que tienen en el mismo, hasta aplicar al grupo un test sociométrico, elaborar un sociograma o una escala de integración social lo que exigiría la utilización de los siguientes recursos: test sociométrico, escala y ficha psicopedagógica; y la determinación del momento: a final del primer trimestre cuando los alumnos se conocen lo suficiente15.

Las Administraciones educativas fijan, a través del marco normativo de su ámbito territorial, las funciones y tareas preceptivas que deben realizar los maestros en el desarrollo de la tutoría. Destacamos, con carácter ilustrativo, algunas de las más significativas:

  1. Actuaciones respecto al alumnado, individuales y grupales:
  • Tener entrevistas individuales para orientar al alumnado sobre los problemas de aprendizaje y de integración en la clase o en el Centro. Así como, para encauzar sus inquietudes y fomentar sus intereses.
  • Adquisición y mejora de los hábitos de trabajo (hábitos básicos: sentarse; relajación; orden, etc.; técnicas de estudio; destrezas instrumentales; técnicas de motivación: responsabilidad en la tareas, afrontamiento del fracaso, etc.).
  • Organizar actividades de acogida para los nuevos alumnos (presentación de alumnos; conocimiento del centro; ejercicios de relación; etc.).
  • Comentar, a principio de curso y de forma permanente, el reglamento de régimen interior del centro (RRI), en particular los derechos y deberes de los alumnos y las normas de convivencia.
  • Informar sobre el tiempo de atención individualizada que dispone como tutor y explicarles las funciones y tareas que tiene como tal, dándoles la oportunidad de participar en la propuesta y programación de actividades.
  • Explicar los objetivos del curso y los criterios y procedimientos de evaluación.
  • Analizar, debatir y proponer soluciones y propuestas de mejora con los alumnos, sobre los problemas de la clase y el rendimiento general de la misma.
  • Estudiar con el resto de maestros especialistas y de apoyo las dificultades escolares de los alumnos, los problemas de integración y otros, y buscar, si procede, los asesoramientos y apoyos necesarios.
  • Preparar, coordinar y moderar las sesiones de evaluación, procurando que su desarrollo se ajuste a los principios de evaluación continua y global y que tenga en cuenta el progreso del alumno en el conjunto de las áreas del currículo.
  • Fomentar entre los alumnos la asunción de responsabilidades, las actitudes participativas y la tolerancia y solidaridad.
  • Promover y coordinar actividades que fomenten la convivencia, la integración, la diversidad cultural y étnica, y la participación: actividades culturales y extraescolares, etc.
  • Programar actividades complementarias que refuercen el currículo.
  • Participar en las evaluaciones individualizadas (3º curso de Educación Primaria) y evaluaciones finales individualizadas (6º curso de Educación Primaria)

 

15 Para esta parte, el Opositor que quiera ampliar podrá consultar el libro de Araceli Ángulo Vargas (2009), sobre la Tutoría en Educación Primaria: su objetivo es presentar un plan coherente y global que ayude a que en los centros la tutoría adquiera la importancia que debe tener. Su finalidad es ayudar a los tutores en todas sus tareas, pero se detiene especialmente en la integración de nuevos alumnos, la cohesión del grupo, la mejora de la autoestima de los alumnos, el respeto a las normas, la solución de conflictos, la mejora de la convivencia y la relación con las familias.

 

  1. Registros e informes del alumnado:
  • Seguir un registro con los datos actuales y relevantes sobre la evaluación inicial y la evaluación continua a lo largo del curso, anotando las calificaciones y otras valoraciones significativas relacionadas con las medidas de apoyo educativo (técnicas de observación; cuestionarios; pruebas de nivel; etc.).
  • Llevar un registro de los aspectos destacables en el resultado de las entrevistas individuales mantenidas.
  • Realizar las actas de las sesiones de evaluación.
  • Elaborar el Informe Personal porTraslado, en el caso de los alumnos que se trasladan de centro antes de haber concluido el curso, según el modelo oficial.
  • Llevar un registro metódico de las faltas de asistencia y su justificación.
  • Elaborar el Informe Final de Educación Primaria, para cada alumno que finalice la etapa (6º curso), según el modelo oficial.
  • Seguir registro de datos significativos, con la garantía de confidencialidad y sigilo, sobre: La situación familiar y social de cada alumno; el proceso de aprendizaje; la cohesión y dinámica del conjunto del grupo de alumnos; el rendimiento del grupo en las distintas áreas y en las posibles pruebas externas de evaluación y de diagnóstico; etc.
  • Seguir un registro del porcentaje de asistencia de madres y padres a las reuniones.
  • Custodiar los documentos hasta su traslado a la Secretaría del Centro, en su caso.
  1. Actuaciones respecto a las familias:
  • Mantener reuniones con el conjunto de los padres, normalmente al menos tres por año escolar, para intercambiar información y analizar la marcha del curso y grupo, mediante el tratamiento de temas como: Información sobre objetivos; criterios de evaluación, de calificación y de promoción; normas de convivencia; seguimiento del absentismo escolar y normas de asistencia; composición de tareas del equipo docente; colaboración padres- centro; informar del horario semanal de tutoría para atención a padres y del procedimiento de comunicación con profesores y tutores; progresos y dificultades encontrados; información de los resultados obtenidos en las pruebas individualizadas aplicadas al Centro (3º y 6º de Educación Primaria)..
  • Realizar entrevistas individuales con los padres, al menos una por curso escolar, bien a iniciativa del tutor, bien a petición de las familias, para orientar positivamente el proceso de aprendizaje de los alumnos y dar audiencia sobre las medidas importantes que se adopten.
  • Fomentar y articular la colaboración de los padres y madres en relación con el trabajo personal de los hijos: organización del tiempo de estudio en casa, lugar, tiempo libre y descanso, etc.
  • Posibilitar el acceso a los exámenes y materiales de los alumnos.
  • Promover compromisos educativos entre las familias o tutores legales y el propio centro, en los que se consignen las actividades que padres, profesores y alumnos se comprometen a desarrollar para mejorar el rendimiento académico del alumnado.
  • Proporcionar información escrita, periódicamente y después de cada sesión de evaluación (al menos trimestral) y cuando se den las circunstancias que así lo aconsejen, sobre el aprovechamiento académico de los alumnos y la marcha de su proceso educativo. A este fin, los centros elaborarán modelos de comunicación (boletínde información), con estos elementos y condiciones: acorde con la concreción curricular adoptada; reflejo de los progresos y dificultades del alumno en las diversas áreas (calificaciones y promoción); orientaciones del maestro; con las adaptaciones curriculares y medidas de apoyo, en su caso; y con espacio para que los padres firmen el recibí y formulen observaciones.

 

 

8. CONCLUSIONES.

Al comienzo del tema hemos señalado, de una parte, la complejidad de la labor educativa que no se ciñe a una mera instrucción, sino que abarca aspectos más profundos que solo pueden ser satisfechos mediante la actividad tutorial; de otra parte, incidimos en la necesidad de que el maestro o maestra no solo asuma esta dimensión formativa de la educación sino que necesita tener un conocimiento profundo de todos los aspectos que conforman dicha acción. Ambas dimensiones se han desarrollado a lo largo del tema determinando el concepto de tutor, delimitando el ámbito de la acción tutorial, incidiendo en las funciones y actividades tutoriales y acotando el campo concreto de su actuación en relación a todos los miembros de la comunidad educativa, con el fin de lograr lo que en el preámbulo de la LOE (2006) se destaca como un objetivo irrenunciable de la educación cuál es fomentar el aprendizaje a lo largo de toda la vida, que implica, ante todo, proporcionar a los jóvenes una educación completa, que abarque los conocimientos y las competencias básicas que resultan necesarias en la sociedad actual, que les permita desarrollarlos valores que sustentan la práctica de la ciudadanía democrática, la vida en común y la cohesión social, que estimule en ellos y ellas el deseo de seguir aprendiendo y la capacidad de aprender por sí mismos. Estos objetivos, que la Ley Orgánica de Educación formula, son una meta que debe marcar el camino para el Maestro en su doble papel de formador y de tutor, con una práctica docente ejercida desde el referente normativo y desde el criterio pedagógico de una educación de calidad, con un entorno de aprendizaje rico, motivador y exigente; ahora según el referente de la LOMCE (2013).

 

 

9. REFERENCIASBIBLIOGRÁFICASYDOCUMENTALES

Normas:

Leyes

  • Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio (BOE del 4), Reguladora del Derecho a la Educación (LODE); articulado que se mantiene en vigor.
  • Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo (BOE del 4), de Educación (LOE); y modificaciones, en especial Ley 26/2015, de 28 de julio y Ley Orgánica 3/2018 de 5 de diciembre (LOMCE).
  • Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre (BOE del 10), para la mejora de la calidad educativa (LOMCE); y modificaciones.
  • El Real Decreto-ley 5/2016, de 9 de diciembre (BOE del 10), de medidas urgentes para la ampliación del calendario de implantación de la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa.

Reglamentos

  • Real Decreto 82/1996, de 26 de enero (BOE de 20 de febrero), por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de las Escuelas de Educación Infantil y de los Colegios de Educación Primaria (utilizaciónporelMinisteriodeEducaciónyFormaciónProfesional;usodeformasupletoriaenlasComunidadesAutónomasdeMadrid,deCastillayLeónydeCastilla-LaMancha).
  • Decreto 328/2010, de 13 de julio (BOJA del 16), por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de las Escuelas Infantiles de Segundo Ciclo, de los Colegios de Educación Primaria, de los Colegios de Educación Infantil y Primaria y de los Centros Públicos Específicos de Educación Especial (ComunidadAutónomadeAndalucía).
  • Decreto 86/2002, de 4 de julio (BOCL del 10), aprueba el Reglamento Orgánico de los centros de Educación Obligatoria (ComunidaddeCastillayLeón).

Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero (BOE de 1 de marzo), por el que se establece el

currículobásicode la Educación Primaria.

 

Bibliografía:

ÁlvarezBonilla,F.J.(2014): Eltrabajoencolaboración,latutoríayelequipodocente. ICE Editorial. Málaga.

AnguloVargas,A.(2009; 2ª edición). LaTutoríaenEducaciónPrimaria:manualdeayuda.Wolters Kluwer España-Educación. Barcelona.

CanoGonzález,R.(2013): Orientaciónytutoríaconelalumnadoylasfamilias. Editorial Biblioteca Nueva, S.L. Madrid.

Comellas,MªJ.(2002). Lascompetenciasdelprofesoradoparalaaccióntutorial. Wolters Kluwer España-Educación. Barcelona.

Consejo Escolar del Estado (2015). El profesorado del siglo XXI. XXI Encuentro de Consejos Escolares Autonómicos y del Estado. Fuente:http://www.educacionyfp.gob.es/

EscuderoSánchez,S.(2008). TutoríaenPrimaria.Recurso electrónico. Editorial Planetbuk. Granada.

Lázaro,A.yAsensi,J.(1989). ManualdeOrientaciónEscolaryTutoría.Editorial Narcea, S.A. Madrid.

MinisteriodeEducaciónyCiencia(Madrid):OrientaciónyTutoría.Primaria(1992).

Román Medrano,C. (2018). Laeducación emocionalcomocontenido delaorientacióny de latutoríaenlaeducaciónprimaria:unarevisiónyunabuenapráctica.Almería: Procompal Publicaciones.

Sánchez Astorga, J. A. (2011). La tutoría en la educación primaria y estrategias para mejorar elestudio.Recurso electrónico. Editorial Asociación Procompal de Profesores Comprometidos con Almería.

SánchezPérez,J.(2018). Orientacióneducativa:uncaminohacialainclusión. Valencia: Editorial Tirant Lo Blanch.

SánchezRomero,C.etal.(2018). Lainclusióneducativacomoprocesoencontextossocioeducativos.Universidad Nacional de Educación a Distancia.

SánchezSánchez,S(1993). Latutoríaenloscentrosdocentes.Editorial Escuela Española, S.A. Madrid.

preparadores de oposiciones

Todos nuestros temas son ORIGINALES y elaborados por FUNCIONARIOS DE CARRERA EN ACTIVO. Además se ACTUALIZAN, de forma gratuita, periódicamente.

Solicita información