preparadores de oposiciones

El Desarrollo de la personalidad. El desarrollo afectivo en los niños y niñas de cero a seis años. Aportaciones de distintos autores. La conquista de la autonomía. Directrices para una correcta intervención educativa.

RESUMEN DEL TEMA 3 DEL TEMARIO OFICIAL DE LA ESPECIALIDAD DE EDUCACIÓN INFANTIL

 

Esquema

1.- Introducción.

2.- El desarrollo de la personalidad: 2.1.-Configuración de la personalidad.

2.2.-Desarrollo del control personal.

3.- El desarrollo afectivo en los niños y niñas de cero a seis años: 3.1.-Dinámica del desarrollo afectivo.
3.2.-Criterios educativos para el desarrollo afectivo integrado.

4.-Aportaciones de distintos autores: 4.1.-Conductismo de Watson. 4.2.-Psicoanálisis de Freud. 4.3.-Psicología genética de Wallon. 4.4.-Otros autores.

5.- La conquista de la autonomía:
5.1.-El conocimiento de si mismo. 5.2.-La construcción de la autonomía.

6.-Directrices para una correcta intervención educativa: 6.1.-Desarrollo de las habilidades sociales. 6.2.-Técnicas para la adquisición de conductas. 6.3.-Situaciones de aprendizaje estructurado.

7.- Conclusiones.

8.- Referencias bibliográficas y documentales.

 

1.-INTRODUCCIÓN

Los objetivos de la Escuela Infantil se van enfocando progresivamente a un desarrollo integral del niño como persona; esto conlleva el estudio del desarrollo de la personalidad del niño entre los cero y los seis años, centrándonos en una dimensión importante del desarrollo: la dimensión afectiva; así tenemos que uno de los objetivos de la Educación Infantil reflejados en el Real Decreto 1630/2006, de 29 de diciembre, es el de “desarrollar sus capacidades afectivas”

Constataremos las diversas teorías que existen sobre el tema (clásicas y actuales), concluyendo en la similitud que los diversos autores y corrientes científicas describen de las etapas por las que pasan los niños de 0 a 6 años, encontramos las diferencias en las causas atribuidas a dichas etapas. Resaltaremos la importancia que posee el “conocimiento de sí mismo” en el niño, con conceptos como autoestima y autoconcepto, imprescindibles hoy a tener en cuenta en un desarrollo adecuado de la persona. Esta importancia del desarrollo de la personalidad en nuestros alumnos se ve reflejada en la LOE, concretamente en el capítulo 2 del título preliminar (Fines), donde afirma que el sistema educativo español se orientará a la consecución del pleno desarrollo de la personalidad y de las capacidades de los alumnos.

Idea refrendada por la LOMCE, que en el párrafo b) del mismo capítulo, añade la importancia de la equidad, como principio educativo, que garantice la igualdad de oportunidades para el pleno desarrollo de la personalidad a través de la educación.

Así mismo, en el art. 2 del Real Decreto 1630/2006 de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas de la Educación Infantil, afirma que la Educación Infantil deberá contribuir a desarrollar en los niños sus capacidades afectivas y ayudarles en la adquisición de una progresiva autonomía personal.

Las relaciones del niño/a con los demás y el desarrollo de las habilidades sociales, así como técnicas de modificación de conductas, completan este imprescindible tema, tan necesario para el mejor conocimiento de los alumnos por parte de sus futuros educadores.

2.-EL DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD.

La investigación sobre la personalidad y su desarrollo ha dado lugar a muchos y diversos datos que están aún sin integrar los unos con los otros

2.1.- Configuración de la personalidad

Aunque la mayor parte de los recién nacidos son muy parecidos, ya en este momento las características físicas que determinan la herencia, los factores prenatales y perinatales constituyen el temperamento del niño, lo que le hará fácilmente distinguible en el periodo de la educación infantil

2.1.a.-El Temperamento

Biológicamente, el temperamento es la constitución particular de cada individuo, que resulta del predominio fisiológico de un sistema orgánico.

2.1.b.- La Experiencia

Lo que sucede con las potencialidades con que nace un niño depende de las experiencias que encuentra a lo largo de su desarrollo.

– Experiencias comunes:

– Experiencias únicas

2.2.-Desarrollo del Control Personal

El niño en esta etapa evolutiva aprende a controlar sus impulsos, para ello, ha de asimilar varios mecanismos de autorregulación para saber cuando pueden o no ejecutar cualquier acción que se les antoje; esto implica un proceso de control que les lleva a desarrollar unas acciones y a omitir otras, proceso clave en la génesis de la personalidad.

2.2. a.- El nivel de actividad

Una característica de los niños de esta edad que resalta ampliamente es su nivel general de actividad. Es casi imposible que un adulto pueda ejecutar la cantidad de movimientos realizados por un niño.

2.2. b.- Control de movimiento

Existen varios estudios que reflejan como el niño va ganando un control progresivo sobre sus respuestas de los dos a los cinco años:

2.2.c.- Control de la actividad inteligente.

La impulsividad o tendencia a iniciar acciones puede manifestarse en actividades tanto físicas como mentales.

2.2. d.- Control emocional.

Block y Block (1968) iniciaron el estudio de la formación de dos dimensiones importantes de la personalidad en niños de esta edad.

– El control del “yo”: (egocontrol)

– La adaptación del “yo”:

3.- EL DESARROLLO AFECTIVO EN LOS NIÑOS Y NIÑAS DE CERO A SEIS AÑOS.

El niño nace en un estado de indefensión tal que le coloca en una situación de búsqueda, tanto de estímulos como de afecto y seguridad, siendo éstos factores la base de su supervivencia. La dinámica de satisfacción y de frustración constituye la base a partir de la cual se origina la dimensión afectiva. La forma en que el niño /a realice la integración del placer y del displacer determinará su peculiar estructura personal, su manera de percibir el mundo y de relacionarse con sus semejantes.

Fue el psicólogo John Bowlby quien formuló la Teoría del apego, basada en su trabajo en instituciones con niños privados de la figura materna.

El apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño con sus padres (o cuidadores) y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad.

3.1.-Dinámica del desarrollo afectivo.

Los aspectos fundamentales que apoyarían un desarrollo del niño en las coordenadas de la dimensión afectiva serían:

  • Satisfacción de las necesidades básicas
  • Relación del niño con el exterior: Spitz
  • Relación del niño con los otros

3.2.-Criterios educativos para el desarrollo afectivo integrado.

Hay aspectos parciales que han cobrado gran relieve en la actualidad en el ámbito educativo, como son el movimiento y la psicomotricidad; pero existe el riesgo de que sean considerados como prioritarios sin tener en cuenta el sentido de globalidad que debe darse al desarrollo

4. APORTACIONES DE DISTINTOS AUTORES.

Existen distintas corrientes psicológicas que han teorizado acerca del desarrollo de la personalidad en la dimensión afectiva, vamos a señalar las más representativas.

4.1.- El Conductismo: Watson.

Corriente de la psicología inaugurada por John B. Watson (1878-1958) que defiende el empleo de procedimientos estrictamente experimentales para estudiar el comportamiento observable (la conducta), considerando el entorno como un conjunto de estímulos-respuesta

4.2.- El Psicoanálisis: Freud.

Sigmund Freud, nacido en Freiberg (1956-1939) fue un médico, neurólogo y librepensador austriaco y el creador del psicoanálisis. Freud se interesa por estudiar una patología muy frecuente en su tiempo: La histeria; comienza con técnicas hipnóticas a tratar de aliviar la sintomatología de quienes padecen de este mal, y en su camino, descubre un método terapéutico.

El psicoanálisis es inicialmente un instrumento para tratar personas que padecen de esta patología, luego abarca otro tipo de neurosis, como la paranoia, la neurosis obsesiva o las fobias. En ese afán de descifrar el enigma del alma humana, Freud se va a encontrar con múltiples elementos que pretenden clarificar el origen de la conducta, las emociones, los pensamientos, las motivaciones, los sueños y en fin, de la existencia del hombre. Lo que inicialmente se perfila sólo como un instrumento terapéutico, va a llegar a alcanzar niveles de lo que en filosofía se suele llamar un “sistema de pensamiento”.

4.3.- La psicología genética: H. Wallon.

Henri Wallon, nacido en París (1879 – 1962) fue el creador de la Psicología Genética. Luchó toda su vida por una enseñanza más adaptada a las necesidades del niño. Psicólogo con un papel importante en el desarrollo de la psicología infantil. Escribió la evolución psicológica del niño, donde analiza los temas que constituyeron el centro de sus preocupaciones: las actividades del niño en relación con su evolución mental, los campos funcionales (la afectividad, el acto motor, el conocimiento y la persona) y la relación entre el niño y el adulto.

4.4.- Otras teorías.

  • Malinowski(1927)
  • Bandura y Walters(1963)
  • Carl Rogers. Teorías del yo (1945)

5.- LA CONQUISTA DE LA AUTONOMÍA.

En el periodo de los seis o siete años el niño empieza a reconocer el derecho al otro a existir y ser diferente, inicia la interiorización. Uno de los objetivos de la etapa infantil es el de”conocer su propio cuerpo y el de los otros, constatando sus posibilidades y limitaciones, aprendiendo a respetar las diferencias y adquirir una progresiva independencia con respecto a las personas adultas, lo que sienta las bases del desarrollo de la autonomía e iniciativa personal… (Real Decreto 1630/2006).

Esta conquista de la autonomía en esta etapa comienza con el “conocimiento de sí mismo “para poder descubrir y reconocer a “los otros” y tener comportamientos y decisiones propias.

5.1.- El conocimiento de sí mismo.

Aunque existe una cierta confusión terminológica entre: conocimiento de sí mismo, autoimagen, autoconcepto y autoestima, utilizaremos el término de “conocimiento de sí mismo” como el concepto general de las ideas y creencias que tenemos sobre nosotros mismos. Siendo el autoconcepto una dimensión del mismo que asume aspectos comunes a todo individuo; vamos a considerar la definición que del mismo elabora Martín Santos (1987) en la que diferencia dentro del autoconcepto la autoimagen y la autoestima.

5.2.- La construcción de la autonomía.

Una vez que el niño avanza en el conocimiento de sí mismo, empieza a reconocer el derecho del otro a existir y ser diferente. Inicia la interiorización y ensaya su sentido crítico. Entra en el “campo de la autonomía”, aunque dista de ser realmente autónomo. Se enfrenta a las normas y valores de los demás, que las encuentra nuevas y por tanto diferentes a los que ha tenido hasta ahora; quiere decidir por sí solo, dar explicaciones a su conducta, pero el lenguaje no está lo suficientemente desarrollado como para decir todo lo que piensa y cómo lo piensa. Sin embargo comienza a recibir de los adultos la exigencia de las tareas que debe realizar responsablemente.

 

6. DIRECTRICES PARA UNA CORRECTA INTERVENCIÓN EDUCATIVA.

Educar no es un asunto fácil. Hoy en día, y como ya hemos visto en los puntos anteriores, se acepta que el desarrollo del niño está en función de dos grupos de factores: los hereditarios y los de interacción social que intervienen durante el desarrollo de la persona.

Sin esta intervención externa, a través de la acción educativa, aquellos mecanismos psíquicos elementales presentes en los factores innatos del niño, no se pondrían nunca en actividad.

6.1. Desarrollo de las habilidades sociales.

El desarrollo de las habilidades sociales consiste en un entrenamiento que implica a educadores (padres y profesores) cuyo fin es lograr nuevos patrones de comportamiento en el niño que favorezcan su interacción con los demás; comprende; además, una serie de procedimientos y recursos metodológicos para afrontar situaciones que se inician como problemáticas.

6.1. a.- Habilidades de Autonomía personal.

Repertorios comportamentales que adquiere un niño/a para resolver por sí mismo los cuidados y atenciones que requiere en la vida cotidiana, y poder colaborar con los demás en estas necesidades

6.1.b. Habilidades de interacción social.

Son el conjunto de conductas o repertorios comportamentales que adquiere una persona para relacionarse con los demás de manera que ofrezca y obtenga gratificaciones. Esto supone establecer relaciones de “ida y vuelta” entre la persona y su medio a través de las cuales, la persona habilidosa socialmente aprende a obtener consecuencias deseadas en la interacción con los demás y suprimir o evitar aquellas otras no deseadas.

6.2. Técnicas para la adquisición de conductas.

6.2.a. Técnica del refuerzo positivo.

6.2.b. Técnica de Premack.

6.2.c. Técnica del aprendizaje por observación.

6.2.d. Técnica del moldeamiento.

6.3. Situaciones de aprendizaje estructurado.

Relatamos a continuación algunas situaciones-tipo que pueden servir de práctica intensiva para el desarrollo de las habilidades sociales

6.3.a. Módulo de interacción en el juego.

El juego es una forma esencial del conocimiento en el niño, tanto en los aspectos cognitivos como en la forma de comportarse con los iguales. En un principio nos encontramos con el “juego paralelo”, los niños juegan próximos pero no interactúan; mas tarde aparece el juego “colectivo”, ya con reparto de papeles.

6.3.b. Módulo de autoafirmación.

Estas habilidades nos permiten defender nuestros derechos, satisfacer deseos propios sin perder la relación empática con los demás, configurar una serie de conductas que, sin herir los sentimientos de los otros, permitan al niño desarrollar sus puntos de vista, manifestar sus deseos….en definitiva, avanzar en la autoafirmación.

6.3.c. Módulo de conversación.

La conversación, medio por excelencia de interacción verbal, le va a exigir al niño a aprender a escuchar, recibir y dar información. El adulto, proporcionando situaciones de intercambio verbal y ejerciendo de modelo competente, favorece en el niño el dominio de la lengua y afianza su interés en comunicarse. Las actividades de conversación versarán acerca del establecimiento correcto de turnos, expresar ideas propias, pedir información, etc.

 

7. CONCLUSIONES.

Dado que en el desarrollo personal del niño/a lo que mas influye es el contexto social y las relaciones con “los otros”, la escuela y la familia son las instituciones más poderosas en este momento del desarrollo. Así pues, ambas instituciones deberán tener en cuenta objetivos comunes que permitan que el niño no se encuentre con disparidad de criterios y reciba mensajes contradictorios.

Una buena socialización, donde cobran especial importancia las relaciones con los iguales, y una atención de cara a modificar conductas inadecuadas o suplir carencias (atención a la diversidad) por parte de los educadores (padres y profesores) que procurarán unificar sus criterios educativos, contribuirán al desarrollo madurativo adecuado del niño y de la niña y, por qué no, a su felicidad.

 

8. REFERENCIAS DOCUMENTALES Y BIBLIOGRÁFICAS.

  • Alvarez, Alvarez, Cañas, Jiménez y Petit. “Desarrollo de las habilidades sociales en los niños de tres a seis años”. Madrid. Visor. 2009.
  • Gutiérrez, A. “Dimensión afectiva”. Enciclopedia para la educación preescolar. Madrid. Diagonal-Santillana. 1986.
  • Martínez Santos, S. “El conocimiento de sí mismo”. Madrid. 1987.
  • Muñoz, A. Madrid. 2012
  • Palacios, Marchesi y Coll. “Desarrollo psicológico y educación I”.Madrid. Alianza. 1990.
  • Vega,J. “Desarrollo de la personalidad y la motivación”. E. de laeducación preescolar. Madrid, Diagonal-Santillana. 1986.
  • Legislación educativa.
preparadores de oposiciones