preparadores de oposiciones

Características del lenguaje de los alumnos y alumnas de educación infantil y primaria. Alteraciones más frecuentes en estas etapas educativas. Actuaciones preventivas.

Autora: Cristina García


Esquema

  1. Introducción.
  2. Aspectos previos.
  3. Características del lenguaje de los alumnos y alumnas de
    educación infantil y primaria.
  4. Alteraciones del lenguaje más frecuentes en estas etapas
    educativas.
    4.1. Alteraciones de la voz y del habla.
    4.1.1. Alteración de la articulación del habla: Dislalia, Disartria,
    Disglosia.
    4.1.2. Alteración de la fluidez del habla: Disfemia.
    4.1.3. Alteración de la voz: Disfonía.
    4.2. Alteraciones del lenguaje oral.
    4.2.1. Retraso evolutivo del lenguaje.
    4.2.2. Trastorno del lenguaje
    4.2.3. Afasia.
    4.2.4. Mutismo.
    4.3. Alteraciones en el lenguaje escrito.
  5. Actuaciones preventivas.
  6. Conclusiones.
  7. Referencias bibliográficas y documentales.


1.INTRODUCCIÓN

El lenguaje en su concepto más amplio es toda forma de comunicación de nuestros pensamientos e ideas, tales como la mímica facial o manual, todas las manifestaciones artísticas, los sonidos inarticulados, el lenguaje oral y la escritura.

El estudio del presente tema se centra en el lenguaje como la facultad que posee el hombre de comunicarse con los demás a través de signos verbales, orales y escritos, a los que otorga un significado. El niño al nacer no posee este medio de comunicación, pero poco a poco va adquiriendo la capacidad de comunicarse con los demás a través de estos signos. Debemos distinguir la diferencia existente entre el proceso de adquisición del lenguaje oral con el aprendizaje del proceso lector.

Los aprendizajes en la escuela se transmiten a través de mensajes orales y escritos, en su mayoría. Algunos alumnos no desarrollan esta capacidad de forma normalizada y como consecuencia de su propia patología, verán alterada en mayor o menor grado, el desarrollo de la comunicación y el lenguaje y, por lo tanto, verán alterado el acceso a estos aprendizajes.

Para la atención a estos alumnos el sistema educativo plantea, a través del Plan de Atención a la Diversidad de los centros, la existencia de apoyos específicos entre los que nos encontramos como maestros especialistas en Audición y Lenguaje.

Así pues, partiendo de estas consideraciones nos planteamos los siguientes interrogantes: Con el fin de prevenir, evaluar y diagnosticar las posibles alteraciones del lenguaje debemos cuestionarnos: ¿Cuáles son las características del lenguaje de los alumnos y las alumnas de educación infantil y primaria?; ¿Cuáles son las alteraciones del lenguaje más frecuentes en estas etapas educativas? Y en respuesta a las necesidades de los centros educativos y siendo una de nuestras funciones como maestros especialistas de audición y lenguaje: ¿Qué medidas preventivas pueden llevarse a cabo en los centros escolares? Dar respuesta a estos interrogantes será el objetivo de la exposición.

 

2. ASPECTOS PREVIOS.

Comienzo estableciendo una concreción de los objetivos que con carácter general establece el sistema educativo para su consecución por los alumnos de la etapa de Educación Infantil y Primaria.

Con el fin de ofrecer a los alumnos con alteraciones en la comunicación y el lenguaje la atención necesaria para alcanzar los fines establecidos con carácter general por el sistema educativo, debemos tomar como referentes:

La Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo de Educación (LOE), texto consolidado con las modificaciones introducidas en su artículo único por la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), a partir de ahora LOE-LOMCE TC.

Para la Educación Infantil (Cap. I, art 13, f) y g)):

f) Desarrollar habilidades comunicativas en diferentes lenguajes y formas de expresión.

g) Iniciarse en las habilidades lógico-matemáticas, en la lecto-escritura y en el movimiento, el gesto y el ritmo. Para la Educación Primaria (Cap. II, art. 16 e))

e) Conocer y utilizar de manera apropiada la lengua castellana y, si la hubiere, la lengua cooficial de la Comunidad Autónoma y desarrollar hábitos de lectura.

– Real Decreto 1630/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas del segundo ciclo de Educación infantil.

– Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se establece el currículo básico de la Educación Primaria.

– El Decreto 17/ 2008, de 6 de Marzo, del Consejo de Gobierno, por el que se desarrollan para la Comunidad de Madrid las enseñanzas de Educación Infantil, establece como objetivo fundamental de la etapa (artículo 4):

g) Desarrollar habilidades comunicativas en diferentes lenguajes y formas de expresión.

h) Iniciarse en las habilidades lógico matemáticas, en la lectura, en la escritura y en el movimiento, el gesto y el ritmo.

– Decreto 89/2014, de 24 de junio, del Consejo de Gobierno, por el que se establece para la Comunidad de Madrid el Currículo de la Educación Primaria, establece como objetivos fundamentales (artículo 4):

e) Conocer y utilizar de manera apropiada la lengua castellana, valorando sus posibilidades comunicativas y desarrollar hábitos de lectura como instrumento esencial para el aprendizaje del resto de las áreas.

 

3. CARACTERÍSTICAS DEL LENGUAJE DE LOS ALUMNOS Y ALUMNAS DE EDUCACIÓN INFANTIL Y PRIMARIA.

¿Cuáles son las características del lenguaje de los alumnos y las alumnas de educación infantil y primaria? La evolución verbal del niño comprende el desarrollo de los cuatro niveles del lenguaje:

  • Nivel fonológico
  • Nivel léxico-gramatical
  • Nivel semántico
  • Nivel pragmático

Nivel fonológico.

En general, se consideran los años comprendidos entre los dos y los cuatro como la época en la que el niño adquiere progresivamente el sistema fonológico del idioma español. Sin embargo, el ritmo de adquisición suele ser variable y se considera normal encontrar dificultades para las sílabas complejas hasta los cinco años, y para la pronunciación correcta de la / r / hasta los seis.

El orden habitualmente observado en los niños, con posibles y múltiples variaciones individuales, es el siguiente: Grupo inicial: p, b, m, t. Sólo sílabas directas (C-V) Primer grupo de diferenciación: l, n, ñ, d, j, k, g. Se añaden sílabas inversas (V-C) y mixtas (C-V-C), con n y m. Segundo grupo de diferenciación: s, f, ch y ll Tercer grupo de diferenciación: z. se añaden silabas inversas y mixtas con s y sinfones (CCV) con l. Cuarto grupo de diferenciación: r y rr. Se añaden sílabas inversas y mixtas con l. Quinto grupo de diferenciación: se añaden sinfones con r, combinaciones de tres consonantes.

Nivel léxico-gramatical.

La estructura léxico-gramatical de la lengua rige el orden de las palabras en los enunciados, la composición de las palabras, las leyes de la fijación, de la dosificación interna de la raíz, las variaciones de tono y acento. La evolución consiste en pasar del automatismo al acto voluntario, de lo simple a lo complejo.

La gramática es un proceso de perfeccionamiento de las estructuras lógicas primarias que se adquiere mediante dos procedimientos: la imitación y la extensión analógica. Estas capacidades se desarrollan entre los 0 y 12 años.

Existe una absoluta contemporaneidad en el desarrollo de los aspectos semánticos, léxicos y gramaticales. No es fácil establecer una cronología exacta de la evolución de las adquisiciones estructurales; podemos decir que se desarrollan en tres niveles: El orden de la frase: Recurre a veces a construcciones personales y modificaciones de la entonación para dar más relieve a ciertas palabras (hasta 24 meses) La flexiones: Las variaciones dentro de una misma palabra (pluralsingular, masculino-femenino, los tiempos verbales). El uso de nexos: Preposiciones, conjunciones, pronombres relativos, deícticos…, etc.

El proceso es el siguiente:

– Frases holofrásicas: Emisión de una sola palabra, generalmente un sustantivo, con un contenido amplio. (De 12 a 24 meses.)

– Primeras combinaciones de dos o tres palabras: El orden natural SVO no está integrado y no existen flexiones, ni usos de nexos. La significación gramatical depende más bien de la entonación, de gestos y mímica añadidos. (De 21 a 24 meses)

– A los 30 meses: emisión de enunciados de 3 o 4 palabras: Aparición del artículo indefinido y algunos pronombres personales; uso rígido del plural y singular para las mismas palabras; imperativo, infinitivo, presente de indicativo, gerundio y predicado imperfecto son las flexiones más habituales pero con mucha rigidez. Tiene lugar la aparición de las primeras preposiciones: a, en, para, de.

– A los 36 meses: Artículos definidos y contractos; el orden correcto de las palabras en los enunciados simples; el control del pluralsingular y de los tiempos se hace más flexible; emplea la fórmula de futuro voy a, tener que, ir a; empleo inicial de relativos, interrogativos; aparición de nuevas preposiciones por, con… y primeras coordinaciones entre enunciados simples (y, o).

– De 36 a 48 meses: Llega a formar frases correctas de seis a ocho palabras, gran número de adjetivos y adverbios, sobre todo de lugar; añade formas de futuro para los verbos y distingue mejor el uso de los distintos tiempos del pasado; uso, frecuentemente incorrecto, del subjuntivo.

– A los 54 meses: Usa adverbios de tiempo (hoy, ayer, luego). Empieza a construir proposiciones subordinadas circunstanciales de causa y consecuencia.

– A los 60 meses: Empleo generalmente correcto de los relativos y conjunciones, pronombres posesivos y tiempos principales, incluyendo el condicional. Emplea subordinadas circunstanciales de tiempo, aunque con problemas de concordancia.

Nivel semántico.

La semántica analiza las relaciones conceptuales entre las palabras, la arbitrariedad y ambigüedad del significado. Del año y medio hasta los seis o siete años los avances logrados en gramática y semántica son muy notorios. Sorprende por la rapidez en que el niño va superando sus dificultades. A través de estos años vence diferentes tipos de errores como:

– Generalización: Puede considerarse normal hasta los 30 meses. Después de esa edad puede ser patológica.

– Invención.

– Ecolalia: A veces se prolonga hasta los tres años.

– Jerga: Esta característica puede considerarse normal de 18 a 24 meses.

– Lenguaje telegráfico: Cuando inicia la expresión de sus primeras frases sólo emplea dos palabras. Se considera normal de los 18 a los 36 meses. Entre los dos y tres años y medio se produce el mayor incremento en el volumen léxico-semántico: unas 1000 palabras por cada seis meses.

Nivel pragmático.

Los estudios sobre el contenido y las motivaciones del lenguaje de los niños de esta edad son diversos. Citamos en primer lugar las reflexiones de Piaget, según el cual, el lenguaje del niño de 3 a 6 años es, ante todo, egocéntrico, como lo es su pensamiento. Establece la aparición de un verdadero intercambio de informaciones a partir de los 7 años.

Vigotsky presenta una postura diferente a la de Piaget invirtiendo el orden al afirmar que el lenguaje primero surge como forma de comunicación con los adultos convirtiéndose más tarde en una manera de organizar el niño su propia conducta. Jacobson propone seis funciones lingüísticas principales: expresiva, referencial, conativa, fática, poética y metalingüística.

Y, finalmente, Halliday establece tres fases:

– Fase I: Distingue las siguientes funciones y el orden habitual de su aparición en el desarrollo infantil, entre los 9 y los 18 meses: Función instrumental, reguladora, interacción, personal, heurística, imaginativa

– En la Fase II (18 a 36 meses), las funciones 1, 2 y 3 se reagrupan en la función pragmática (lenguaje-acción); 4, 5 y 6 en la función matética (lenguaje-aprendizaje). Además, se añade la función informativa.

– En la Fase III, como en el adulto, todos los enunciados se agrupan en la función interpersonal e ideacional, más la función textual (enunciados operativos que sirven a las otras dos). Esto permite llevar a cabo los infinitos usos del lenguaje, muy superiores en número a las siete funciones primitivas.

4. ALTERACIONES DEL LENGUAJE MÁS FRECUENTES EN ESTAS ETAPAS EDUCATIVAS.

¿Cuáles son las alteraciones del lenguaje más frecuentes en estas etapas educativas?

Distinguimos entre las alteraciones del habla, alteraciones del lenguaje oral y las alteraciones del lenguaje escrito.

4.1. Alteraciones de la voz y del habla.

Empleo la clasificación de Bustos Barcos que establece dos grandes grupos: lalopatías y disfonías. Dentro del grupo de lalopatías podemos hacer una subdivisión en alteraciones en la articulación (dislalias, disartrias y disglosias) y en la fluidez verbal (disfemia o tartamudez) Por su parte, las disfonías son alteraciones de la fonación que afectan a la voz.

4.1.1. Alteración de la articulación del habla: Dislalia, Disartria, Disglosia.

Dislalia.

Las Dislalias son trastornos en la articulación de los fonemas ya sea por alteración, incoordinación o hipofunción de los órganos periféricos del habla. Siguiendo la clasificación de Pascual (1988) en base a la naturaleza de la alteración, distinguimos:

– Dislalia evolutiva Se presenta durante el periodo de desarrollo del habla por falta de maduración cerebral y adecuado desarrollo y funcionamiento del aparato fonoarticulatorio.

– Dislalia audiógena La dislalia audiógena tiene como causa la falta de discriminación auditiva que provocará en el niño confusión en la recepción y posterior producción de los fonemas.

– Dislalia funcional La dislalia funcional, es una alteración en la articulación causada por un mal funcionamiento de los órganos articulatorios a pesar de no existir ninguna causa de tipo orgánico. En las dislalias, los fenómenos por los que pueden verse afectados los fonemas dentro de las palabras son: sustitución, distorsión, omisión o adición.

Disartria.

Definimos la disartria como una alteración de la articulación propia de lesiones en el Sistema Nervioso Central (SNC), y órganos responsables del habla.

En función de la localización de la lesión, se establecen distintos tipos de disartrias:

– Disartria flácida: Se manifiesta por una alteración del movimiento voluntario, automático y reflejo. Afectación de la lengua, de la musculatura respiratoria, de los movimientos del paladar y deglución defectuosa.

– Disartria espástica: Tiene como características: debilidad y espasticidad en un lado del cuerpo, en los músculos distales de las extremidades, la lengua y los labios. La respiración y la fonación no suelen afectarse aunque existe disfunción articulatoria.

– Disartria atáxica: Provocando disfunción faríngea caracterizada por una voz áspera y monotonía en el tono con escasas variaciones en la intensidad. Disartria por lesiones en el sistema extrapiramidal que pueden ser hipocinéticas e hipercinéticas.

– Disartrias mixtas, la forma más compleja.

Disglosia.

Es un trastorno de la articulación provocado por lesiones físicas o malformaciones de los órganos articulatorios periféricos.

Las causas de las disglosias pueden ser varias:

– Disglosias labiales: La dificultad articulatoria se produce como consecuencia de una alteración en la forma, movilidad, fuerza o consistencia de los labios.

– Disglosias mandibulares: Se trata de un trastorno en la articulación de los fonemas debido a una alteración en la forma de uno o varios maxilares.

– Disglosias dentales: Alteración en la forma o posición de las piezas dentarias.

– Disglosias linguales: La movilidad lingual puede verse dificultada por distintas alteraciones: frenillo corto, macroglosia, glosectomía, malformaciones congénitas de la lengua.

– Disglosias palatales: Son alteraciones en la articulación de los fonemas debido a malformaciones orgánicas del paladar óseo y del velo del paladar.

4.1.2. Alteración de la fluidez del habla: Disfemia

La disfemia es una perturbación del habla y de la comunicación social caracterizada por una descoordinación de los movimientos fonoarticulatorios y la presencia de espasmos musculares en distintos puntos de la cadena productora del habla. Los síntomas suelen aparecer entre los 3 y los 4 años y es mucho más frecuente en niños que en niñas. La disfemia o tartamudez puede clasificarse en: clónica, tónica y mixta.

– La disfemia clónica se caracteriza por una locución repetitiva. Se repiten convulsivamente sílabas o palabras sin contracción de los órganos articulatorios

– La disfemia tónica se produce por inmovilidad de los órganos fonatorios que impiden la salida de la palabra. Cuando cede el espasmo la palabra sale despedida.

– La disfemia mixta es aquella en la que se inicia en una fase clónica y pasa a tónica si no recibe un tratamiento adecuado.

4.1.3. Alteración de la voz: Disfonía

Las disfonías son alteraciones de la voz. La voz posee tres propiedades básicas: intensidad, tono y timbre. Las alteraciones en la voz pueden producirse en cualquiera de estas cualidades.

La clasificación de las disfonías puede realizarse desde un punto de vista cuantitativo en: afonía y disfonía; y desde un punto de vista topográfico en: laringofonías y rinofonías. Desde el punto de vista cuantitativo: la afonía es la pérdida total de la voz., mientras la disfonía es la alteración de la voz en cualquiera de sus cualidades como consecuencia de un trastorno orgánico o por una mala utilización de la misma.

Desde el punto de vista topográfico: las laringofonías son disfonías localizadas en la laringe; y las rinofonías son alteraciones de la resonancia provocando nasalización de la fonación. En las abiertas el aire se escapa por la nariz; en las cerradas una obstrucción nasal impide el paso del aire en fonemas nasales y el uso de las cavidades nasales en la resonancia de los fonemas sonoros orales.

4.2. Alteraciones del lenguaje oral.

Las alteraciones del lenguaje oral se clasifican según el nivel de afectación en: retraso evolutivo del lenguaje, trastorno específico del lenguaje, afasia y mutismo.

4.2.1. Retraso evolutivo del lenguaje.

El retraso evolutivo del lenguaje es un desfase cronológico de los componentes del lenguaje (fonológico, semántico, sintáctico y pragmático) sin evidencia de déficit mental, motor, sensorial o relacional aunque, según establece Nieto, pueden producirse trastornos afectivos, falta de madurez en la dominancia latera, ligero retraso psicomotor y en la expresión gráfica.

Monfort y Juarez establecen una serie de factores causantes del Retraso simple del lenguaje: factores exógenos como el nivel socioeconómico bajo o falta de estimulación familiar y factores endógenos como causas hereditarias o dificultad para la integración de los modelos lingüísticos. El desfase de los componentes del lenguaje se caracteriza por:

– A nivel Fonético- fonológico Tiende a reducir el número total de sílabas de una palabra; el esquema de sílaba a la forma consonante- vocal; realizar omisiones, especialmente en consonantes iniciales y en los casos de C-C-V, desaparece la segunda consonante; en general su habla recuerda a la de un bebé.

– A nivel semántico El vocabulario es muy reducido; la aparición de las primeras palabras se retrasa a los dos años; uso excesivo de gestos, miradas o cambios de entonación con el fin de compensar el déficit de expresión.

– A nivel morfosintáctico Las expresiones son empobrecidas; las formas sintácticas no son complejas. Reduce la estructura de las frase a sujeto- verbocomplementos, ausencia de nexos; uso general de verbos en infinitivo y alteración en el orden de las palabras dentro de la frase

– A nivel Pragmático Dificultad para el mantenimiento de una conversación.

4.2.2. Trastorno del lenguaje.

El Trastorno del Lenguaje se define como una alteración significativa en la adquisición y desarrollo del lenguaje, que no se justifica por ninguna causa física, neurológica, intelectual, sensorial ni social.

El problema puede implicar a todos, uno o alguno de los componentes: fonológico, morfológico, semántico o pragmático del lenguaje. Los individuos con trastornos del lenguaje suelen tener problemas de procesamiento del mismo o de abstracción de la información significativa para el almacenamiento y recuperación por la memoria a corto plazo.

Clasificamos el Trastorno del Lenguaje, en:

o Trastorno fonológico- sintáctico.

o Trastorno léxico-sintáctico.

4.2.3. Afasia.

La afasia se define como una alteración de la comunicación causada por una lesión cerebral con dificultades totales o parciales para la comprensión, formulación y uso de la lengua. Las causas son todas aquellas que produzcan una lesión en las áreas de la corteza cerebral del lenguaje. Son muchos los tipos de afasia y las formas de clasificarlas pero destaco aquellas más comunes en los niños. Las afasias en los niños tienen unas características especiales, ya que su cerebro no ha alcanzado la total maduración, y debido a la plasticidad de las estructuras cerebrales, tienen un pronóstico mucho más positivo que las afasias en los adultos.

Por su parte, la afasia infantil adquirida es la pérdida total o parcial de la capacidad de formulación, de expresión y/o comprensión de los signos del lenguaje, producida por una lesión cerebral adquirida después de los dos o tres años de edad y localizada, generalmente, en la corteza cerebral que rodea la fisura de Rolando del hemisferio izquierdo La afasia infantil adquirida se sitúa, en general, entre los dos y los quince años, siendo las edades centrales entre los cinco y los diez años de edad. No se han establecido límites precisos entre la afasia congénita y la disfasia.

4.2.4. Mutismo.

El mutismo no es una alteración del lenguaje propiamente dicho, sino un trastorno psíquico que se manifiesta a través del lenguaje. La característica más destacada es la incapacidad para hablar en determinadas situaciones o contextos. Siguiendo a Ajuriaguerra, pueden describirse dos tipos:

– Mutismo total o adquirido.

– Mutismo selectivo.

El mutismo total o adquirido es excepcional y puede aparecer después de un importante shock afectivo, ya sea de forma súbita o progresiva. El mutismo selectivo es el rechazo persistente a hablar en una o más situaciones sociales, incluyendo la escuela, a pesar de la capacidad para hablar y comprender el lenguaje hablado. El DSM-V de la America Psycriatic Association exige para su diagnóstico los siguientes criterios:

– Negativa a hablar en situaciones específicas sociales en las que se espera que el niño hable.

– Interferencia del trastorno con el rendimiento académico.

– Duración mínima de un mes.

– Capacidad para hablar y comprender el lenguaje hablado.

– La alteración no forma parte de un trastorno psíquico, ni autista ni de la comunicación.

4.3. Alteraciones en el lenguaje escrito.

Entendemos por alteraciones del lenguaje escrito, las dificultades relacionadas con los procesos de lectura y/ o escritura, bien por pérdida de la habilidad una vez desarrollada, bien por dificultades en el desarrollo de dichas habilidades o procesos.

Alteraciones en la lectura.

Atendiendo a las alteraciones del lenguaje escrito enunciamos la dislexia como un trastorno en la lectoescritura.

Podemos distinguir los siguientes tipos de dislexia:

– Dislexia evolutiva o del desarrollo: Trastorno específico para el aprendizaje de los procesos de la lectura y/o escritura.

– Dislexia adquirida: Pérdida total o parcial de la capacidad de leer, provocada por una lesión cerebral en las áreas encargadas del procesamiento lectoescritor.

Establecemos la clasificación de los tipos de dislexia basándonos en función de las rutas de procesamiento o acceso al léxico que estén afectadas. Diferenciamos entre:

– Dislexia superficial: supone el mal funcionamiento de la ruta visual, léxica o directa, es decir, la capacidad del niño de acceder al significado leyendo la palabra de forma global.

– Dislexia fonológica o indirecta: supone el mal funcionamiento de la ruta indirecta, es decir, la vía que utiliza la conversión grafemafonema para acceder al léxico.

– Dislexia mixta o profunda: se caracteriza por presentar déficits en ambas rutas.

Alteraciones en la escritura.

Estos trastornos pueden producirse por un inadecuado funcionamiento de los procesos de planificación, construcción de la estructura sintáctica, procesos léxicos y procesos motores. Las disgrafías se clasifican en: disgrafías adquiridas en aquellos niños que por una lesión cerebral comienzan a tener dificultades para aprender a escribir; disgrafías centrales que suponen un fallo en el proceso léxico por problemas en la vía de acceso; disgrafías periféricas que son alteraciones de carácter motor y disgrafías evolutivas en aquellos alumnos que tienen dificultades para aprender a escribir.

 

5. ACTUACIONES PREVENTIVAS.

Una de las funciones del maestro especialista de audición y lenguaje en la escuela es la de estimular el desarrollo del lenguaje en toda la población escolar. Teniendo en cuenta las distintas alteraciones y atendiendo a las más frecuentes en los colegios, apuntaremos algunas actuaciones preventivas que se pueden llevar a cabo.

Alteraciones de la voz.

Educación de la respiración, educación de la relajación; procurar mantener un ambiente sin gritos, relajado; educación y colaboración con las familias, detección temprana del problema y consejo a las familias para derivar al otorrino o foniatra.

Alteraciones en el lenguaje oral.

La intervención preventiva y estimuladora abarcaría los contenidos básicos del desarrollo del lenguaje y de la comunicación:

– Bases funcionales:

  • Audición: 
    • Discriminación auditiva de ruidos y sonidos. 
    • Discriminación auditiva de las cualidades del sonido. 
    • Asociación auditiva de estímulos auditivos y visuales. 
    • Discriminación auditiva de fonemas.
    •  
  • Aparato fonador: 
    • Respiración y soplo. 
    • Habilidad motora de lengua y labios. Voz. 
    • Aspectos prosódicos: Entonación y ritmo.

– Dimensiones del lenguaje:

  • Forma: 
    • Fonología: 
    • Vocalización. 
    • Adquisición del sistema fonológico. 
    • Sintaxis 
    • Longitud de la frase. 
    • Complejidad de las frases. 
    • Desarrollo sintáctico 
    • Orden de organización de los enunciados.
  • Contenido: 
    • Amplitud del vocabulario. 
    • Establecimiento de categorías semánticas. 
    • Relaciones de significado que se establecen entre los componentes del discurso.
  • Uso: 
    • Adquisición y uso de las funciones del lenguaje y de la comunicación. 
    • Competencia conversacional.

Una forma de llevar esto a cabo puede ser un taller de expresión oral que se desarrolle a lo largo de un curso, en el que participen la maestra de Audición y Lenguaje junto con el tutor.

También se puede organizar un seminario en el que se traten, tanto las características del lenguaje de los niños de infantil y primaria, como distintas alteraciones y formas de detectarlas y tratarlas. El aula de audición y lenguaje debe ser centro de recursos en el colegio, donde se puede acudir cuando hay un problema o necesidad en materia de lenguaje.

Así mismo, son muy útiles las orientaciones a las familias respecto a temas de lenguaje, que se pueden hacer aprovechando las reuniones periódicas que se realizan con las tutoras.

 

6. CONCLUSIONES

Como Maestros especialistas de audición y lenguaje formamos parte de los recursos personales del centro para la atención a los alumnos que presenten alteraciones en el lenguaje y la comunicación así como debemos ser punto de referencia para informar y orientar a los diferentes profesionales en la atención a estos alumnos. Como medio para evitar y prevenir la aparición de posibles patologías del lenguaje se desarrollan en los centros actividades preventivas. Con el fin de ofrecer la mejor atención es fundamental el conocimiento del desarrollo normalizado del lenguaje en los alumnos y alumnas de educación infantil y educación primaria así como las características fundamentales de cada una de las posibles patologías. Así pues, hemos dado respuesta a los interrogantes planteados al comienzo del tema, estableciendo: las características generales del desarrollo del lenguaje en los alumnos de E. Infantil y E. Primaria, clasificación de las alteraciones del lenguaje y sus características principales para terminar estableciendo, con carácter general, el esquema de los contenidos a tratar en las actividades preventivas para evitar la aparición de alteraciones en el lenguaje y la comunicación.

 

7. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Y DOCUMENTALES.

GERARDO AGUADO: Trastorno específico del lenguaje. Ediciones Aljibe BELINCHON, M. y CADENAS, C.: Disfasia infantil. En: Monfort, M. (ed). Investigación y Logopedia CEPE. Madrid, 1986 BUSTOS, SÁNCHEZ, I.: Discriminación auditiva y logopedia. CEPE. Madrid, 1981. CRISTAL, D.: Patología del lenguaje. Cátedra. Madrid, 1983. GALLARDO, J. R. y GALLEGO, J. L. Manual de logopedia escolar. Ediciones Aljibe. Málaga 1995 MONFORT, M y JUÁREZ, A.: Los niños disfásicos. Descripción y tratamiento. CEPE. Madrid, 1993 PEÑA CASANOVA y PÉREZ, P.: Rehabilitación de la afasia y trastornos asociados. Toray. Barcelona, 1984

 

preparadores de oposiciones